Por orden judicial, una nena de dos años de edad fue sometida a cuatro amputaciones a causa de una grave infección por la cual permanece internada en el Hospital Pediátrico Fernando Barreyro de Posadas.
Según los detalles del caso, a los cuales tuvo acceso  de forma exclusiva, la intervención quirúrgica se realizó en los últimos días, luego de que los médicos recibieron el aval de la Justicia como última medida para concretarla a fines de la semana pasada.
Es que los padres de la menor, oriundos de la zona Centro de la provincia, se opusieron inicialmente a la operación pese su estado crítico y el consejo de los médicos que la atienden.
Quienes analizaron el caso autorizaron las amputaciones, ya que de lo contrario la vida de la paciente corría serio riesgo. Ahora, la pequeña se recupera en el sector de terapia intensiva del citado nosocomio.
El hecho, con las reservas del caso que buscan proteger a la menor y su familia, fue confirmado por fuentes de judiciales y médicas de confianza. La nena perdió manos y pies, aunque por la gravedad del caso no se descarta que sea intervenida nuevamente.
Este medio también habló con la familia, pero expresaron que harán declaraciones públicas más adelante, ya que en este momento están concentrados en la recuperación y contención de la niña.
Sobre la afección que derivó en esta drástica medida, los profesionales consultados expresaron que se trata de una meningococcemia, causada por el meningococo, que generó una infección sistémica en todo el cuerpo.
Este microorganismo genera émbolos, una masa que se libera dentro de los vasos sanguíneos provocando un bloqueo parcial o total.
“Una de las características de esta enfermedad es justamente que quedan necróticas las manos, los pies u otras partes del cuerpo que se van transformando en una zona negruzca”, explicaron.
Justamente, el año pasado El Territorio dio cuenta de la escasez de vacunas por el incumplimiento de la provisión de dosis por parte de Nación algo que -dijeron en su momento los profesionales consultados- se regularizaría recién este mes.
Por las afecciones que ocasiona el meningococo, desde 2015 Argentina incorporó al Calendario Nacional de Vacunación la inmunización contra la bacteria, que se aplica en bebés de tres a quince meses y un refuerzo a los 11 años, que en agosto pasado fue suspendido por el Estado nacional.
Sobre este caso puntual no se brindaron mayores detalles, aunque lo más probable es que la menor no haya sido vacunada.

Los peligros de la bacteria
La infección provocada por la bacteria Neisseria meningitidis (meningococo) produce una enfermedad muy grave que puede presentarse como meningitis, bacteriemia, sepsis y meningococemia, con alto riesgo de secuelas graves e irreversibles, principalmente neurológicas.
Entre el 10% y el 20% de los casos presentan pérdida de la audición, convulsiones, hidrocefalia, retraso madurativo neurológico, amputación de miembros y escaras que requieren injertos, y muerte.
La enfermedad meningocócica invasiva (EMI) representa un problema de salud pública para muchos países del mundo, donde se producen 500.000 casos anuales que afectan principalmente a niños menores de dos (2) años de edad. El 100% de estos casos requieren internación y desembocan en 50.000 muertes al año.
En Argentina se registran entre 200 a 300 casos anuales. La tasa de incidencia nacional es de aproximadamente 0,75 casos/100.000 habitantes. El 100% de los casos requieren internación.
Esta infección severa presenta un 10% de letalidad. Por año mueren de 15 a 20 niños por esta enfermedad. El grupo etario más comprometido por esta patología incluye a menores de 5 años, principalmente de 12 meses.

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS