Tal como lo indica la crónica policial, desde hace tiempo se tornaron habituales los delitos en perjuicio de escuelas y colegios de Oberá, por lo que ya nadie se sorprende ante un hecho de este tipo.
En este contexto, el lunes las autoridades de Bachillerato Orientado Provincial (BOP) 105 de Villa Barreyro constataron que desconocidos irrumpieron en el edificio y robaron instrumentos, computadoras y otros elementos de valor.
Sin embargo, para sorpresa de directivos e investigadores policiales, los delincuentes pusieron sus iniciales (J. E.) en dos pizarrones y en un libro de la administración. Incluso, en el margen izquierdo de un pizarrón escribieron: “No es personal”.
En tanto, el accionar de los malvivientes no fue improvisado y sus movimientos indican que conocían ciertos pormenores internos, como la ubicación de las llaves y del sistema de alarma, que fue desactivado.
Recientemente, en diálogo  la directora Anakarla Casales precisó que el hecho se habría registrado entre el jueves y el lunes a la madrugada.
“Como no tenemos portero, nos turnamos entre los preceptores y administrativos para venir a recorrer el colegio y ver que todo esté bien. Yo estuve el miércoles pasado y este lunes se acercó una preceptora y se encontró con la situación. Inmediatamente se hizo la denuncia y la Policía está investigando”, precisó.
El BOP 105 comparte el predio con la Escuela 822 y el Nivel Inicial. Se trata de una manzana completa con cercado perimetral, aunque éste fue forzado en varios sectores y resulta insuficiente para evitar el paso de extraños, sobre todo de noche.

Enorme perjuicio 
Se estima que fueron por lo menos dos las personas que ingresaron, quienes en primera instancia forzaron la puerta de la sala de profesores con una piedra y una barreta de hierro.
Al respecto, Casales comentó que “una vez adentro tomaron la llave de la sala de música -que no tiene identificación, pero sabían cuál era- y de ahí desconectaron la alarma que está conectada a mi celular. Es decir que tenían información del lugar”.
Además, al ingresar a la sala de música fueron derecho y forzaron sólo un armario, justamente el que tenía los elementos más caros: una guitarra criolla, un órgano eléctrico y un equipo de sonido.
“Se ve que estaban apurados, porque no llevaron las patas del teclado ni los cables. De la dirección robaron dos computadoras completas con datos administrativos y una pava eléctrica. Y otra cosa que me llamó la atención fue que dejaron la llave de la sala de música sobre un escritorio de la dirección”, agregó la directora.
Sobre las iniciales J. E., comentó que están siendo cotejadas con los 130 alumnos de la institución, al tiempo que tampoco se descarta la participación de algún ex estudiante.
Casales lamentó el hecho que genera un enorme perjuicio, puesto que el total de lo sustraído supera los 100.000 pesos.
“Ahora vamos a ver cómo hacemos para reponer todos los elementos que habíamos conseguido con mucho esfuerzo. También tenemos que reponer la puerta y reparar la alarma, porque sería terrible que nos vuelvan a robar”, alertó.
Por su parte, vecinos de Villa Barreyro se mostraron preocupados por los hechos de inseguridad que los aquejan al diario, al tiempo que reclamaron mayor patrullaje por parte del personal que del destacamento del barrio.

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS