Se confirmó que el cuerpo rescatado de las profundidades del Canal de la Mancha es el del futbolista argentino Emiliano Sala, desaparecido el pasado 21 de enero cuando volaba desde Nantes a Cardiff en un avión privado.
Los restos del avión fueron encontrados a 67 metros de profundidad el domingo por la mañana y las autoridades explicaron que también se observó un cadáver en el lugar.
Luego de varias horas de intenso trabajo, y pese al mal clima, la empresa privada contrada por la familia del argentino logró extraer el cuerpo el miércoles. El mismo fue trasladado en barco hasta la isla de Portland y luego trasladado hacia Dorset, donde los forenses se hicieron cargo de la identificación.
Las autoridades dijeron a SkyNews que pese al mal clima y las complicaciones de la zona se logró extraer el cuerpo “de la forma más digna posible”. El equipo utilizó un vehículo operado a control remoto (ROV), que además grabó imágenes del avión y los restos.
La tarea de retirar el avión fue totalmente imposible, pero están satisfechos con los videos obtenidos ya que ayudarían a entender por qué se produjo el accidente aéreo.
Sala, de 28 años, y su piloto, el británico David Ibbotson, de 59, volaban el 21 de enero a bordo de un monomotor entre Francia y Gran Bretaña cuando desaparecieron de los radares a unos 20 kilómetros de la isla británica de Guernsey, situada en el Canal de la Mancha.
El atacante argentino había partido desde la localidad francesa de Nantes -en cuyo club jugaba desde hacía un año y medio- para incorporarse al galés Cardiff City, que lo acababa de fichar por 17 millones de euros, un récord para este equipo amenazado con el descenso a segunda división.
COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS