El equipo de seis personas que comenzó en la mañana del último jueves a trabajar con los dos ferrobarcos que se encuentran apostados en la costa de Nemesio Parma, en la zona de futuro puerto de Posadas, logró finalmente ponerlo a flote, tras terminada la etapa de achique, tal cual se explicó en la ocasión.
La idea, según comentaron, es retirar el agua de dentro del tanque y que, principalmente, el Ezequiel Ramos Mejía, que se encuentra fuertemente dañado, vuelva a flotar.
“Estamos buscando entradas de agua y achicamos para poder identificar cuál es la razón por la que esto se volvió a inundar, todos los compartimentos de la banda de babor están inundados, así que alguna avería debe tener y eso tenemos que identificar para cerrarlo”, señaló al comienzo del proceso Valdemar Gómez Pereira , el perito naval en salvamento y buceo y quien comanda a los otros buzos que trabajan en el reflote.
La ferroaficionada Analía Colazo evidenció que la primera etapa es lograr el achique y poner a flote al Ramos Mejía. “Después se proyecta hacer algo en cuanto al sostenimiento de los ferrys para que no vuelvan a recaer como pasó en oportunidades anteriores y darle una estabilidad. Eso sería en principio la base de sentarnos todos a conversar qué será lo más conveniente para mantenerlos a flote y reparar al Ezequiel Ramos Mejía que en estos momentos es el más dañado de todos”.
COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS