Un curioso hecho delictivo es investigado en la localidad de Puerto Esperanza y por el caso hay un uniformado bajo sospecha, quien incluso ya fue detenido y separado de la fuerza provincial.
Lo sucedido es que ayer a la madrugada la Policía constató que un hombre había sustraído una importante cantidad de autopartes de un camión que desde el sábado está siniestrado al costado de la ruta nacional 12. Lo habría hecho, según dijo, en connivencia con el uniformado que custodiaba el rodado.
Fuentes consultadas señalaron  que la insólita trama comenzó a salir a la luz ayer, minutos después de la 1, cuando efectivos policiales de Wanda observaron un vehículo Volkswagen Gol calibrando las cubiertas en una estación de servicios de esa localidad y al prestar atención se dieron de cuenta que el estado de las suspensiones del rodado hacían suponer de que en su interior tenía una importante carga.

La situación despertó sospechas y los uniformados acudieron hacia el rodado para verificar lo que estaba sucediendo.

En esa instancia el conductor, identificado como Ángel M. (33), expresó que en su vehículo llevaba materiales de aluminio aunque los efectivos pidieron revisar la carga.
De esta forma, dentro del rodado dieron con un tanque de combustible de camión, una fracción de otro tanque de combustible cortado con amoladora, dos placas de aluminio, dos paneles de un radiador, una batería de 75 filamentos de cables y llantas cortados en trozos, entre otra infinidad de elementos.
El sujeto aseguró que llevaba aproximadamente 38 kilogramos de cobre y unos 80 de aluminio y además relató que las partes de aluminio las había retirado de un camión que estaba volcado al costado de la ruta nacional 12, a la altura del kilómetro 1.583, en jurisdicción de la vecina localidad de Puerto Esperanza.
Pero eso no fue todo, ya que en esa misma instancia el hombre añadió que el policía que estaba custodiando el rodado siniestrado le autorizó a que retire las partes de aluminio del camión e incluso aseguró que como él no podía ingresar hasta cercanías del vehículo, el mismo uniformado lo ayudó utilizando el patrullero Toyota Hilux que tenía a su disposición.
El hombre luego contó que no conocía por nombre al efectivo policial con quien llevó adelante el hecho, pero si expresó que se habían contactado por Whatsapp y que además, por el material conseguido le entregó 1.000 pesos al policía.

Al tomar conocimiento de todo esto, los uniformados intervinientes en el procedimiento terminaron secuestrando tanto los elementos en cuestión como el Volkswagen Gol utilizado para transportarlos, además de proceder a la detención del hombre.

El paso siguiente fue avanzar en la identificación del supuesto policía interviniente y de las averiguaciones practicadas llegaron hasta un cabo llamado Pablo L., que prestaba servicios en la Comisaría de Puerto Esperanza.
Al igual que el primer involucrado, el uniformados en cuestión fue detenido y quedó alojado en una celda de la comisaría de Wanda, a la espera de la continuidad de la causa judicial que ahora se instruye en su contra en la Justicia de Puerto Iguazú.

Mientras tanto, la Jefatura de Policía ya tomó cartas en el asunto y ayer al mediodía comunicaron que el efectivo bajo sospecha fue inmediatamente pasado a disponibilidad.

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS