Fiorella Itatí Aghem, de 20 años, era buscada desde el pasado jueves.  Cada hora que pasaba, cada día que no se lograba saber nada de ella, acrecentaba el temor de los padres, de su familia y de sus amistades.
Este mediodía en la localidad de San Vicente, fue encontrada muerta. Su cuerpo estaría en una chacra del ex kilómetro 50 de la ruta Nacional 14. Como parte de la investigación en el que no se descarta un femicidio, fue detenido su ex pareja, un joven de 21 años en la localidad de El Soberbio, cuando regresaba de un encuentro de Jeeps en Brasil.
Hasta este mediodía el paradero de Fiorella era tomado como una posible salida del hogar teniendo en cuenta, precisamente, que ella había denunciado varias veces a su ex pareja. Pero ante el desconcierto de no encontrar pistas, la familia empezó a temer lo peor. Lo que se confirmó este lunes 4 de marzo con el hallazgo de su cuerpo.
Horas antes del hallazgo
El Territorio había dialogado con la madre de Fiorella durante la jornada del último domingo., “La desesperación aumenta conforme al paso de las horas en San Vicente, donde Fiorella Itatí Aghem (20) continúa deseparecida y los rastrillajes realizados ayer domingo no arrojaron resultados de importancia, lo que eleva el nivel de incertidumbre y angustia en sus familiares”.
Es que en la jornada de la víspera más de quince personas, entre familiares, conocidos, bomberos y policías locales realizaron intensas recorridas y rastrillajes en la chacra del padre de la ex pareja de la muchacha. Este último actualmente no está en el país y había sido denunciado en varias oportunidades por la joven por hechos de violencia. Son estos antecedentes los que acrecientan el temor de los allegados a Fiorella.
Mercedes Pereyra dialogó nuevamente con El Territorio el domingo y señaló que “estuvimos haciendo un rastrillaje completo por la chacra del padre, pero no encontramos nada. Estuvimos con bomberos y policías pero nada. Entramos al monte y no dimos con ninguna pista. Son 11 hectáreas, no se puede recorrer todo, hay partes de mucho monte”.
La mujer reiteró el nivel de incertidumbre que sufre la familia ante esta situación y sus palabras fueron tajantes. “Yo no duermo ni como desde el viernes, estamos destrozados. Quiero a mi hija ya. Nunca nos pasó algo así y ya no sabemos qué hacer”, sostuvo.
Tal como se publicó en la víspera, la ex pareja de la chica desaparecida se habría ido a Brasil el fin de semana para disfrutar de un encuentro de jeeps y se preveía que en la víspera pudiese regresar, pero Pereyra señaló que hasta ayer él no había regresado.
“Nosotros seguiremos buscando, las esperanzas nunca se pierden. Queremos a nuestra hija ya. Y el chico tendrá que aparecer y ahí veremos cómo avanzamos de acá en más”, añadió la mujer.
Para la madre de Fiorella la desapareción de la joven es misteriosa y no encuentra explicación coherente a lo sucedido.
“Las sospechas son directas a un ex novio de ella, con quien tuvo tres años de noviazgo hasta que empezaron las agresiones, a quitarle el teléfono. Dos veces le quitó el teléfono. Mi  hija hizo varias denuncias, yo tengo acá todas las denuncias, intenté ayudarle a que ella salga de esa relación”, había sostenido ella un día antes ante este mismo medio
COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS