Drama y angustia es lo que se siente en Montecarlo donde el domingo a la tarde un niño de 3 años desapareció en aguas del río Paraná y hasta hoy las labores de búsqueda no habían dado resultados.

Lo que iba a ser un día tranquilo y en familia terminó de la peor manera el domingo. Leonardo Closs, su esposa e hijos se reunieron con familiares a compartir un almuerzo y a la vez campamento en el Club de Pesca de esta localidad pero el ambiente cambió por completo en horas de la siesta.
Es que cerca de las 15.30 el hombre decidió bajar a la costa junto a un primo, sus dos niños y otro menor más. El muchacho tenía a sus mellizos de tres años sentado entre sus piernas en la orilla del río, hasta que una barcaza transportadora de cereales pasó navegando por el cauce y eso provocó un oleaje que arrastró a Luciano de 3 años.
Le desesperación se hizo presente en el lugar y el hombre comenzó a pedir ayuda a los gritos. Varias personas que se encontraban en el club intentaron colaborar y se zambulleron en reiteradas oportunidades para dar con el menor pero no pudieron lograrlo.

Búsqueda
El hecho fue de inmediato notificado a las autoridades y tanto efectivos policiales como de la Prefectura Naval Argentina (PNA) iniciaron operativos de búsqueda que se extendieron durante la tarde del domingo y toda la jornada de ayer, pero hasta el momento no pudieron dar con el niño.

Los pescadores de la zona también se sumaron a la búsqueda e intentaron colaborar realizando simpatías al río como por ejemplo lanzar una madera con una vela encendida y también pan. Ambas simpatías se localizaron luego en una zona de pozos río arriba, donde también se sumergieron los buzos tácticos pero no obtuvieron resultados.
Fuentes consultadas señalaron que se presume que el menor haya podido ser arrastrados hacia el fondo, teniendo en cuenta que en esa zona existen pozos que alcanzan los 10 metros de profundidad.
La familia del menor permanece en el lugar desde el domingo y el padre del niño no se alejó en ningún momento de la costa. Desde Salud pública le ofrecieron contención médica al igual que desde el área social municipal pusieron a disposición de la familia un equipo para asistencia psicológica.
Cabe recordar que en la zona hay carteleria que advierte sobre la prohibición de ingresar al río.
Según comentaron las autoridades durante el momento de la tragedia se solicitó a los visitantes del lugar que salieran del agua pero muchos hicieron caso omiso a la orden a pesar de lo sucedido.
COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS