La familia de Alberto Rubén Galeano (31), único fallecido en el siniestro vial protagonizado por Matías Zielinski (19) a fines del mes pasado -cuando manejando alcoholizado un automóvil ajeno chocó contra un colectivo urbano sobre la avenida Quaranta de Posadas- prepara una querella conjunta con el amigo sobreviviente, Juan Alejandro Báez (30), en contra del único acusado.

El objetivo, de acuerdo a lo que explicaron, es “obtener justicia” para la víctima fatal -que hubiera sido papá de una nena hace pocos días- y que el imputado por el delito de homicidio culposo agravado “continúe detenido durante todo el tiempo que dure el proceso”, siendo el deseo “que reciba una condena ejemplar”.
En los últimos días los allegados directos a Galeano recibieron la información de que se había fijado una caución real de 300 mil pesos, lo que fue negado desde el ámbito tribunalicio, pero igualmente pretenden evitar que ocurra la excarcelación en un futuro inmediato.
Siendo querellantes podrán -dicen- aportar pruebas, proponer medidas y ofrecer testimonios porque “buscaremos que se haga justicia”. Creen que “es una injusticia lo que estamos atravesando, sin garantías de que el que causó la muerte de Alberto siga detenido o sea condenado. Como querella conjunta vamos a participar activamente de todo el proceso penal para que pague (Zielinski) por lo que hizo”.

Situación irresuelta

La situación procesal de Zielinski todavía no fue definida por el titular del Juzgado de Instrucción Uno, Marcelo Cardozo, quien a partir de la instancia indagatoria -realizada el 27 de febrero- cuenta con 15 días para decidir si lo mantiene en prisión o lo libera, sujetándolo al proceso con una serie de condiciones.
Frente al magistrado el acusado decidió abstenerse de declarar, evitando de esa forma hablar de lo que ocurrió ese mediodía que protagonizó la tragedia. El informe policial confirmó que al momento del choque manejaba con 1,06 gramos de alcohol por litro de sangre, y en ese contexto tampoco se podrá saber si estaba bajo efectos de estupefacientes porque se negó a someterse a un análisis toxicológico que confirmaría o descartaría tal condición, algo que dejó entrever la familia Galeano e incluso el sobreviviente Báez.
Tampoco llegaron los informes resultantes de una serie de pericias planimétricas hechas por la Policía Científica en la escena del choque. Son clave en ese marco los videos de cámaras de seguridad urbanas y particulares que dan cuenta las maniobras de Zielinski antes de toparse de frente con el colectivo de la Línea 126 en un aparente intento de adelantamiento en la fila del semáforo que corta la avenida Quaranta con San Martín y Alicia Moreau de Justo (ex 213).

Causa paralela

Por el momento sigue alojado en una celda de la comisaría Octava, esperando a ser indagado por la otra causa que corre en paralelo y tiene que ver con el supuesto hurto del automóvil con el que protagonizó la tragedia.
El dueño del coche, Eduardo R. (27), denunció que Zielinski lo ocupó sin permiso en medio del after que se realizaba en una casa del barrio Terrazas de Itaembé Miní. “Nadie quería darle el auto a Matías. En un momento quiero cargar mi celular, voy a ver el auto afuera donde tenía un cargador y no estaba, entonces me dicen adentro de la casa que Matías se había llevado las llaves sin mi permiso. Sólo pensé que por favor no pase nada y al rato llaman al celular de Matías -que había dejado- para avisar lo que había pasado”, explicó.
El sobreviviente (Juan Báez) salió al cruce del denunciante aseverando que éste había dado consentimiento por lo que indirectamente también lo responsabilizó por la muerte de Galeano. “Obró de mala fe al decir que el que manejaba lo hurtó”, manifestó, y explicó que “salió la idea de comprar más bebidas alcohólicas y, como estaba con una chica en la pileta, no quería salir y tampoco podía ir así, mojado. Tenía que ir uno con la ropa seca, entonces este pibe (por Zielinski) agarró las llaves, dijo: ‘Nos vamos a comprar’; y subimos. Es una maniobra para poder recuperar algo con el seguro”, acotó.
Si lo hizo con o sin el permiso del dueño es lo que permanece bajo estudio de los investigadores policiales. Lo que diga el acusado en torno a eso será importante, pero también será clave para determinar lo que declaren los testigos que esa mañana participaron del encuentro, mencionaron las fuentes consultadas.
“Esperamos justicia, que esta persona -por Zielinski- no salga y que no quede impune como tantos otros accidentes. El dolor que estamos atravesando no se lo deseamos a nadie”, dijo Sara Galeano, hermana del fallecido. En esa línea acotó: “No hay fortalezas ante esta tragedia, ni perdón para este chico”.
COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS