El último mes del año llegó con un nuevo aumento en los precios de los combustibles, que desde ayer se encarecieron 6%. Con esta, ya son once las subas aplicadas al insumo a lo largo del 2019.
Es así que, debido a la tendencia alzista, cada vez son más los clientes que utilizan las tarjetas de crédito como forma de pago. Es que, según se informó desde el sector, en Misiones, en el último año, la mitad de los ingresos en las estaciones de servicio provinieron del uso del plástico, y las ventas por ese medio ascienden a los 200.000 pesos por día.
En esa línea, desde la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos de la República Argentina (Cecha) afirmaron que subió un 50% la modalidad de pago con cuentas a crédito. Argumentaron que la modalidad tiene como objetivo ganarle a los aumentos, pero que ello provoca serias pérdidas a las estaciones.
A su vez, con los nuevos valores ya en vigencia, la demanda de las naftas cierra el año con números negativos, con bajas de entre 5% y 25%.

Los nuevos precios

 
Desde ayer, las petroleras aplicaron la suba del 6% a los combustibles. En promedio, las naftas alzaron sus valores entre 3 y 4 pesos.
En Posadas, el litro de la nafta súper pasó de 56,09 a 59,89 pesos en la estación de bandera YPF. En el caso de la premium, los precios se fueron de 62,54 a 66,74. Y el diesel, de 52,04 a 55,54 pesos.
En la firma Shell, los valores son aún más elevados que en otras, ya que el litro de súper rompió la barrera de los 60 pesos y se ubicó en 60,52. Mientras que la premium cuesta 67,74 y el diesel, 57,88 pesos. En Oil, los valores desde ayer son 59,89 para la nafta súper, 66,89 para la premium y 57,79 pesos el diesel.
En el interior provincial también comenzaron a regir los nuevos precios, con subas de hasta 5 pesos por litro. En el caso de Puerto Iguazú y San Pedro, desde ayer se vende a 60,44 la nafta súper, 67,34 la premium y 55,54 pesos el diesel.

Más pago con crédito

 
El abono con tarjetas de crédito se convirtió en una tendencia en ascenso en los últimos meses, y más aún para el pago en las compras de combustibles. Es el panorama observado por parte de las cámaras empresarias del rubro.
Faruk Jalaf, presidente de la Cámara de Estaciones de Servicio del Noreste (Cesane), manifestó que en el último año subió el uso de las tarjetas de créditos en las bocas de expendio misioneras.
En diálogo con El Territorio, detalló que “en la actualidad, vemos una gran utilización de las tarjetas de crédito, que en un día representan ventas por 200.000 pesos”. En este sentido, consideró que, cuatro años atrás, el uso de los medios electrónicos de pago representaba apenas el 10%.
Sobre los motivos, argumentó que “es porque la gente no tiene dinero y, de esa manera, le gana a los aumentos porque cuando viene el resumen de cuenta se cobra el precio viejo días después de la aplicación de la suba en las naftas”.
Como consecuencia, contó: “El uso de los plásticos no nos da margen para hacer descuentos. Y únicamente a las empresas que prestamos el servicio nos queda un 3% de ganancia”.
Por su parte, Carlos Gold, quien es vicepresidente de la Cecha, aseveró que cada vez se afianza más la utilización de la tarjeta de crédito. En esta línea, afirmó que el uso creció un 50% en el último año. Y es el mismo porcentaje total de formas de pago que se emplean en las estaciones de servicio. “Es para amortiguar los efectos de los aumentos”, argumentó.
Como consecuencia de esta acción, planteó que las estaciones de servicio sufren una descapitalización. “Con las ventas en el mercado electrónico hay una clara diferencia. Por ejemplo, el que llenó el tanque el sábado, previo al aumento, en su resumen 20 días después se le cobrará el mismo valor del sábado. En ese lapso, hubo una suba en los precios que no podemos cobrar y terminamos perdiendo las estaciones de servicio”, dijo.
En este sentido, apuntó que tal modalidad “ataca y juega en contra del capital de trabajo de todas las bocas de expendiendo”.

Ventas en caída

 
Como consecuencia de las subas en los precios, la demanda de los combustibles bajó. Según detallaron desde la Cesane, se observó una merma del 5% en todos los tipos de naftas. Y que el producto que más resintió la baja fue el combustible premium, cuyas ventas se precipitaron un 25% en el último año.
“Las estaciones de servicio trabajan siempre a pérdida. No hay mucha reposición y si hay stock, no se puede cobrar en base al precio nuevo”, comentó Jalaf.
Pese al panorama negativo que se vivió en materia de ventas, el titular de la Cesane afirmó que en Misiones no se cerraron estaciones de servicio.
“En la provincia continuamos con la misma cantidad de centros de expendios porque tuvimos una ventaja en la equiparación en los valores de los ingresos brutos para todas las estaciones, y eso implicó que muchos de los centros sigan en pie. El mismo panorama no ocurrió en el resto de la provincias, que lamentablemente tuvieron que cesar la actividad. Y en todo el país, hay menos de la mitad de estaciones que hace cuatro años, que se tradujo en una fuerte pérdida de las fuentes de trabajo”, enfatizó Jalaf.
Por su parte, el vicepresidente de Cecha afirmó: “Respecto a la demanda, en los primeros siete meses del 2019 hubo un retroceso en las ventas, que siguió en la misma tendencia que se venía desde el año pasado. Con el congelamiento de precios, entre agosto y octubre, hubo una desaceleración y en septiembre se observó un leve repunte en la demanda”.
Agregó que “estamos en un escenario con ventas equiparadas en comparación con noviembre del año pasado, pero por la fuerte incidencia de merma en las ventas en el primer semestre vamos a terminar con un valor muy negativo respecto a 2018”.
Sobre las ventas, especificó que la mayor baja se sintió en la premium, que disminuyó hasta un 30% en lo que va del año.

Balance negativo

 
Durante 2019 se produjeron en total once aumentos en los precios de los combustibles y el acumulado en la era Macri superó el 300% en Posadas.
A pesar de que las subas en lo que va del año alcanzaron el 40%, desde el sector plantearon que con la última devaluación pos-Paso, hubo un retraso en los valores de los hidrocarburos.
“Con la disparada del dólar y la devaluación del 50%, los precios no se actualizaron instantáneamente. Los precios quedaron congelados por apenas unos días y, más tarde, se aplicó una suba del 9%. Aún queda pendiente un alza del 10% para lograr que quede equipado con el valor real del combustible”, consideró Jalaf.
En este sentido, explicó que el commodity -como se denomina a los combustibles- cotiza en el mercado internacional alrededor de los 61 pesos.
“Hay que ver qué pasa con el petróleo a nivel internacional en los próximos meses, pero mucho de lo que tiene que ver con los precios estará atado a las decisiones que encarará Alberto Fernández desde los inicios de su gestión”, subrayó.
Desde Cecha, analizaron el año y calificaron como “crítico” para el sector de los combustibles.
Gold recordó: “Este año arrancó, contrariamente a lo que suele ocurrir años anteriores, con una disminución del 1%. Pero desde allí, se fijaron once incrementos que fueron variables dependiendo de la zona del país”.
A futuro, el empresario abogó: “Esperemos que sea el último incremento que se venga en los próximos días, porque estamos sumergidos en un escenario complejo que, pese a que las naftas subieron por debajo de la inflación, dificultó a buena parte de los restantes eslabones de la cadena productiva”.
COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS