El endeudamiento de los argentinos fue un tema recurrente en las financieras y consultoras este año. Es que el número de deudores se fue incrementando de forma considerable.
Pero lo más preocupante es el uso que le dan a ese crédito: ya no se adquieren bienes durables o viajes, sino que se utiliza para pagos y consumos corrientes del mes.
En este sentido, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) presentó el Informe de Inclusión 2019, en el cual detalla algunos datos llamativos sobre comportamiento de los clientes de bancos en los últimos meses.
Con relación al financiamiento, según el documento, al primer trimestre de este año (el próximo informe con datos posteriores se presentará en abril de 2020), el 51% de las personas adultas (consideradas a los mayores de 15 años) tenía algún crédito con el sistema financiero. El porcentaje aumentó 4 puntos durante la gestión de Mauricio Macri.
En este sentido, da cuenta además de que la tarjeta de crédito ha sido el instrumento de mayor uso.
Asimismo, la adquisición de financiamiento ha sido mayor en aquellas provincias que poseen mayor actividad económica y que presentan mayor proporción de su población que cobra sus haberes en cuenta sueldo, como Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Caba), que tiene el 82% de vecinos endeudados.
En el caso de Misiones, en tanto, la cifra asciende a 43% de la población adulta, y aunque es un número elevado, es la tercera provincia con menor cantidad de créditos financieros entregados, después de Corrientes (41%) y Formosa (42%).
En tanto, a diferencia del acceso a cuentas bancarias, en términos de financiamiento existe una brecha entre hombres y mujeres.
Las empresas, por su parte, han mostrado mayor cobertura de financiamiento cuanto más grande es la firma -según el número de empleados-. El 60% de aquellas que poseen personería jurídica tuvo algún tipo de financiamiento entre septiembre de 2017 y agosto de 2018.

Deudas para gastos corrientes

 
Para el economista Darío Ochoa, más que el dato puntual de cantidad de endeudados, lo preocupante es para qué se utilizan esos créditos.
El análisis de crédito del BCRA considera todos los préstamos otorgados a personas humanas o jurídicas por instituciones que informan al Banco Central y que se recopilan en la base de datos de la Central de Deudores (Cendeu).
“Toda la gente que recurrió a ese endeudamiento no tiene correlato con lo que uno espera que se use, como créditos hipotecarios, créditos de automóviles o bienes durables como electrodomésticos”, indicó en diálogo con el programa Acá te lo Contamos por Radioactiva 100.7.
Y añadió: “Por el contrario, se transformó en nueva forma de consumir de los argentinos, que tiene que ver con el endeudamiento con tarjetas de créditos y créditos personales para comprar consumos corrientes, como alimentos y pagar servicios”.
Seguidamente, planteó que lo que se hace hoy es “recurrir a fuentes extraordinarias de ingresos y eso es lo preocupante, porque estamos teniendo un esquema en el que los salarios van muy a la baja, los intereses del endeudamiento son altos, lo que va a significar consumos retrasados hacia el futuro, porque cuando uno se endeuda, se priva de consumo en el futuro, porque hay que pagar la deuda y básicamente eso lo veo”.

Esquemas dañinos

 
Ochoa explicó la razón por la cual Misiones tiene un nivel más bajo de endeudamiento con respecto a la media nacional (ocho puntos porcentuales menos).
Analizó que “la mayoría del endeudamiento es con tarjeta de crédito y para ello necesitas un trabajo en blanco. Y eso explica la diferencia de Misiones, que es una de las mayores de empleo en negro, aunque ha mejorado muchísimo, pero es más baja en comparación con la Capital Federal”.
En ese sentido, puntualizó en que “estamos viviendo un esquema cambiado, donde también cambiaron los precios relativos. Entonces el problema tiene que ver con algo más profundo que el endeudamiento o lo que pueda decir el Banco Central”.
“Tiene que ver con se ha pasado de un esquema de altos salarios, consumo interno, tarifas planas, intereses normales, a un esquema de precios relativos en el que la energía es carísima, las tasas son carísimas, los alimentos volaron por el aire y los salarios se fueron para abajo”, manifestó.
Al mismo tiempo, añadió que “ese esquema a precios relativos dura poco y ahí se explica el endeudamiento de las familias, que por eso está  muy alto”.
En tanto, sobre la cantidad de cheques rechazados en Misiones adujo que el porcentaje es mínimo, “y aunque ha ido creciendo, no creo que tengamos problemas de solidez”.
COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS