Estimados lectores, sabemos que nuestra vida es siempre norteada por decisiones, a menudo difícil, a menudo con dudas, ¿qué voy a hacer? ¿Qué decisión tomaré? Y eses sentimientos vienen, “No puedo hacerlo”, “No puedo resolver esto”, “deja pasar el tiempo”, son frases que están constantemente en los momentos de tomar decisiones. Y por mucho que te vayas por “tiempo” algún día tendrás que enfrentar y tomar decisiones.

La palabra DECISIÓN significa acción, determinación, capacidad de llegar a una conclusión, fuerza y ​​firmeza.

Cuando Salomón, hijo de David y Bate-seba, se convirtió en rey después de la muerte de su padre, no sabía qué hacer, no sabía cómo gobernar a su pueblo y sintió el peso de esa gran responsabilidad. Luego oró y Dios se le apareció en un sueño y le dijo: “Pide lo que quieras que yo te dé. (1Reyes 3:5)”.

Si Dios viene hasta a ti y te dice que pidieras lo que quieres, ¿qué pedirías?

Afortunadamente, Salomón pidió sabiduría para gobernar al pueblo de Dios: “Da pues, a tu siervo corazón entendido para juzgar a tu pueblo, y para discernir entre lo bueno y lo malo, porque ¿quién podrá gobernar este tu pueblo tan grande? (1Reyes 3:9)”.

Porque no pidió una larga vida, riqueza o incluso la muerte de sus enemigos. Dios le dijo a Salomón que le daría todo lo que pidió y más. “Y aun también te he dado las cosas que no pediste, riquezas y gloria, de tal manera que entre los reyes ninguno haya como tu en todos tus días. (1Reyes 3:13)”.

Te presento un amigo que siempre puede estar a tu lado, y puedes consultarlo cuando lo necesites, si le pones tus decisiones Él puede dirigirte, por difícil que sea, pues Él siempre tiene una dirección exacta a nos conducir, Jesucristo el hombre que tomó la mayor decisión para beneficio de toda la humanidad.

Salomón tenía sus prioridades en orden. Primero buscó el reino de Dios, y todas estas cosas fueron agregadas. Y cuando ponemos a Dios y su reino primero, nuestras vidas también encuentran el equilibrio correcto. Cuando Jesus dijo: “Mas buscad primeramente El reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. (Mateo 6:33)”. ¿De qué cosas Él estaba hablando?

En el contexto, estas “cosas” son lo que debe vestir, lo que beberá y lo que comerá. Pero déjame ir más lejos. También es donde vas a trabajar, dónde vives e incluso con quién te vas a casar. Las preguntas y decisiones básicas de la vida serán atendidas por Dios cuando  pongamos a Él por primero. Entonces, te invito a tomar esa decisión y compartir sus días de vida con Dios, entienda que sin El usted no es, no puedes y no harás nada. Pues solo Él hace el imposible. Y se “invitas” a Él para hacer parte de sus decisiones todo te saldrá bien.

¡CON DIOS TODO ES POSIBLE!

 

¡Dios bendiga su vida! 

 

Texto de Carla Santos Pinto.

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS