Cuando Alguien carga nuestras ansiedades!!!

La ansiedad no es una patología moderna y que tiene afectado vidas solo en los tiempos hodierno, y si es algo que tiene afectado personas en el de correr de la historia, pero en este tiempo, en que las 24 horas del día no dan abasto de tantas actividades, compromisos y ocupaciones, que tiene se evidenciado y entendido como un gran trastorno que compromete la calidad de vida del ser humano ofreciendo el riesgo de perder la vida, en sus casos más extremos. Los síntomas de este mal que afecta las vidas de los seres humanos en todas las edades, traen consecuencias dañosas en las diversas áreas de desarrollo de cada uno, la vida social, intelectual, psíquica, espiritual y patologías físicas son acometidas sobre el individuo de forma que no puede desarrollarse con la normalidad de los tiempos y necesidades comunes.

Pero hay una esperanza para enfrentar este mal y encontrar una salida, la Biblia, que ya está escrita a algunos milenios, ya trata de este tema y da algunos consejos para enfrentamiento de este mal. En la primer epístola de San Pedro Él escribe en el capitulo 5 y versículo 7 “echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros”, el apóstol aclara que mismo en el comienzo de la era cristiana, pues inscribió cerca de 60-63 dC, ya había la necesidad de combatir la ansiedad y la receta era ponerla toda sobre el Señor que él predicaba y había seguido sus pasos, pues al caminar con Cristo él había aprendido a no andar ansioso, mismo siendo uno de los apóstoles más ansiosos que andaba con el maestro. Cuando entendemos que al entregar toda nuestra ansiedad al Señor, Él propio Dios si encarga de darnos una salida y traer la calma y serenidad necesaria para vivirnos y disfrutarnos de la vida concedida a nosotros, por un limitado tiempo en la tierra.

Por lo tanto cada lector desenvuelva un relación con Dios al punto de tener la confianza de echar sobre él toda vuestra ansiedad y disfrutar del cuidado de Dios en toda tu historia. Como hacer esto? Entregando su vida al Señor y Salvador Jesucristo. Puedes en su hogar hacer este propósito arrepintiéndose de sus errores y conociendo más a Dios por medio de su palabra. Dios bendiga su vida y que en los momentos que la ansiedad golpea tu puerta puedas ECHAR ella sobre el Señor.

 

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS