Gabriel Damián Gómez de 24 años, quien presuntamente estaba cazando y pescando en zona del parque Cuñá Pirú, murió tras ser mordido por una serpiente.
El hecho se conoció en la tarde del último martes, luego de que Ramón fuera al monte del Cuñá Pirú a buscar a su hermano Gabriel, quien no regresaba a su casa desde el pasado sábado 18 de mayo, según relató su pareja a la Policía.
El hermano regresó del lugar y dio cuenta de que halló a Gabriel, sin signos vitales, en una zona de difícil acceso, a unos 12 kilómetros del casco urbano. Junto a la víctima, estaba su escopeta calibre 36 con cartuchos. Y  unos mil metros del lugar del hallazgo del cuerpo, fue encontrada muerta la serpiente,  presuntamente de la especie cascabel y de aproximadamente un metro.
Hubo un arduo trabajo pericial y de relevamiento por parte de la Unidad Regional 11. Además de los cartuchos mencionados, la Policía Científica incautó una vaina servida, correspondiente a la escopeta y que fue hallada al lado de la víbora.
Por disposición del Juzgado de Instrucción 1 de Oberá, teniendo en cuenta la escasa visibilidad y el dificil acceso a la zona, la Policía preservó la escena del hallazgo del cuerpo que finalmente, en las primeras horas del último miércoles, fue extraído y trasladado al nosocomio de la zona para ser examinado.
De acuerdo al examen médico preliminar, el cuerpo de Gabriel Gómez no presentaba signos de violencia corporal, aunque sí, en la pierna derecha, dos marcas de mordedura compatible con la de una serpiente.
COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS