Cuatro meses atrás Yuliana Mezger (24) vivió una mala experiencia en Posadas, ciudad donde la oriunda de Montecarlo se mudó en busca de un futuro mejor. En diciembre del año pasado perdió su billetera en la que tenía todos sus documentos y la suma de 9.000 pesos. Hizo la denuncia en redes sociales y ante las autoridades policiales pero nada supo hasta ayer.
Grande fue su sorpresa cuando ayer por la mañana un motomandado toca el timbre de su departamento y le entrega una caja donde estaba su billetera con toda la documentación, los 9.000 pesos que había perdido y una carta donde la mujer que la había encontrado le cuenta por qué no se la devolvió antes.
En la carta escrita a mano, la mujer que firma como Marta, expresó: “Encontré su billetera y no se la pude dar porque tuve que usar la plata para dar de comer a mis hijos porque estaba sin trabajo”.
Y continúa en su misiva: “Gracias al presidente que me ayudó pude cobrar una platita, conseguí unas changas y hoy le puedo devolver. Mil disculpas por la tardanza. Dios la bendiga”.
La joven contó  que fue una coincidencia estar en Posadas porque había pensado volverse a Montecarlo pero por la cuarentena se tuvo que quedar.
“Fue algo increíble, en diciembre perdí mi billetera, la di por perdida porque pasaron cuatro meses”, señaló.
La montecarlense, que la semana que viene cumple 25 años, llegó a Posadas hace unos seis años con la intención de seguir una carrera universitaria, pero sus padres no pudieron seguir pagándole los estudios lo que la motivó a buscar un trabajo para seguir adelante. Actualmente es empleada en un comercio de Posadas, unos de los tantos que no está trabajando por las restricciones por el Covid-19.
Recordó que al perder aquel dinero no pudo pagar su alquiler por lo que su mamá tuvo que prestarle unos ahorros y el mes pasado recién terminó de restituirle la plata con mucho esfuerzo.
“Me gustaría conocer a la señora, es un acto muy bueno lo que hizo. En su momento, sin saberlo la ayudé y ella me está ayudando hoy. Quisiera ayudarla si está pasando un mal momento porque sabemos que ahora mucha gente la está pasando mal”, sostuvo.
Además, remarcó: “Me llena inmensamente esta actitud, no la plata. Yo tuve una vida sufrida para conseguir lo que tengo, trabajando, saliendo adelante, cayendo y levantándome. Jamás tomé venganza, por todo lo malo que pasé aprendí de los errores. Creo que esto que me pasó con esta señora es una señal de la vida de que siempre está bueno hacer cosas por los demás. Lo que hizo esta señora no tiene precio”.
Yuliana sostuvo que quiere conocer a la mujer y espera que la contacte de alguna forma para saber más de ella para ayudarla en lo que esté a su alcance.
COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS