El gobernador Juan Schiaretti obtenía ayer por la noche una aplastante victoria en las elecciones generales de Córdoba sobre Cambiemos, con una diferencia cercana a los 40 puntos porcentuales (escrutadas el 68% de las mesas) y lograba también empujar al peronismo para que obtenga por primera vez la victoria en la capital de la provincia.
Así, la incógnita quedará en quién sale segundo en la pelea por la gobernación. Promediando el escrutinio, el radical Mario Negri aventajaba por seis puntos de los votos al también radical Ramón Mestre. El ganador en la interna contó con el apoyo de la Casa Rosada, Elisa Carrió y María Eugenia Vidal.
De plasmarse este resultado, significaría otra dura derrota para la administración macrista: sus candidatos perdieron en las siete elecciones que hubo hasta el momento (Paso en Entre Ríos, La Pampa, Chubut, San Juan y Santa Fe) y en las elecciones generales en Río Negro y Neuquén. Córdoba se agregaría a esa lista negra.
El volumen del triunfo de Schiaretti podría ser determinante para el incipiente armado de Alternativa Federal.
La otra pelea principal es por la Municipalidad de la ciudad de Córdoba, distrito que hasta ahora gobierna Ramón Mestre. Los primeros datos también indican que Martín Llaryora, peronista, se imponía por más de 20 puntos sobre Luis Juez, quien competía con otro radical, Rodrigo de Loredo, que respondía a la lista del derrotado Mestre.
El Tribunal Electoral de Córdoba destacó que las 8.654 mesas de votación habilitadas en la provincia fueron constituidas y que los comicios se desarrollaron “con total normalidad”.

Trinfo histórico
La décima elección para gobernador cordobés de la restauración democrática le dio a Juan Schiaretti un triunfo que se vuelve en histórico por varios motivos:
Nunca un gobernador había conseguido un porcentaje tan alto al ser electo. El récord hasta ahora lo tenía Eduardo Angeloz en 1983, que consiguió 55,8% y fue uno de los protagonistas de la marea radical que condujo Raúl Alfonsín. Todo indica que Schiaretti rondará el 60%.
Tampoco nunca un gobernador consiguió tanta ventaja sobre el segundo. El récord era del mismo Angeloz en aquella elección fundante, con 16.58 frente al peronismo. Ahora se superarían los 30 puntos de distancia.
El peronismo encadenó la sexta victoria consecutiva con sólo dos nombres: tres veces para el fallecido José Manuel De la Sota y otro tanto a cargo de Schiaretti. Eso convierte al peronismo cordobés en una máquina imbatible a nivel electoral, y ese logro se agranda porque ocurre en la segunda provincia del país.
Por otro lado Nunca un peronista había ganado la capital de la provincia, cuya intendencia podría ocupar desde ahora Martín Llaryora.
La suma de los votos de Negri y Mestre no llegaría a equiparar los 33,8 puntos que consiguió Oscar Aguad en 2015, con lo cual, a pesar de que el segundo puesto de Negri pondrá contento a la Casa Rosada, Cambiemos no tendrá nada para festejar y mucho para lamentar. Si se compara con la excelente elección de 2017, el panorama cordobés de Cambiemos es aún más negro.
La jornada se desarrolló con tranquilidad y habría votado casi el 70% del padrón para la elección de gobernador, intendente y legisladores.

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS