Una mujer que vive en Buenos Aires está saludable a pesar de haber tenido la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y no tomar terapia antirretroviral desde hace 12 años.

El detalle del caso fue publicado en Open Forum Infectious Diseases, una revista de acceso abierto de IDSA (Infectious Diseases Society of America), revisada por pares sobre enfermedades infecciosas. Las autoras son Analía Urueña e Isabel Cassetti, ambas reconocidas infectólogas de nuestro país.

La historia clínica de esta paciente argentina será considerada por investigadores de todo el mundo. Las pruebas clínicas y de laboratorio fueron compartidas con especialistas de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de los Estados Unidos, en 2015 y 2017.

Y los datos que arrojan son sorprendentes: los científicos revelaron que la carga viral de plasma sanguíneo estaba por debajo del límite de detección de las pruebas más sensibles (menos de 1 copia/ml), no encontrándose virus en el intestino ni en células de la sangre periférica. Solo se hallaron restos de virus en el ganglio linfático y en el cerebro.

El desafío de los investigadores es tratar de explicar lo que distingue a esta paciente de la gran mayoría de las personas con VIH, que al suspender el tratamiento suben la carga viral en pocos días, lo que puede tener un impacto clínico negativo.

Antecedentes de casos similares

Hasta ahora, los únicos casos que se conocen de personas curadas del VIH son el de Timothy Brown, conocido como el “paciente Berlín”, y el del “paciente Londres” (sin identificación). Ambos recibieron trasplantes de células madre de donantes portadores de una mutación genética que impide la expresión de un receptor del VIH conocido como CCR5. Este tratamiento fue un hallazgo mientras se buscaba controlar otras dos enfermedades: leucemia y linfoma de Hodgkin avanzado.

Más tarde, científicos españoles lograron eliminar el VIH en seis pacientes a través de trasplantes de células madre aunque aún no se hizo público si estos pacientes recayeron.

Por qué es un caso único de remisión del VIH

La historia que hoy sorprende al mundo y en especial a la comunidad científica es local y excepcional: en 1996, una mujer que hoy tiene 56 años, hizo una consulta médica porque sufría pérdida de peso, debilidad en la mitad lateral izquierda del cuerpo, visión borrosa y fiebre. Inmediatamente, se le realizó un test de VIH que dio positivo.

Si bien no está claro de qué forma esta paciente logró controlar el virus, este caso abre la puerta para futuras investigaciones que lleven a los especialistas a encontrar los mecanismos del control del virus y diseñar las estrategias que lleven a una cura definitiva del VIH.

Los científicos celebran este avance, pero todavía y bajo ninguna circunstancia consideran que se puede perder el foco: deben continuar testeando a más gente para diagnosticarlas e iniciar rápidamente el tratamiento antirretroviral.

Sin dudas, este antecedente podría representar el mejor ejemplo de cura funcional postratamiento y ofrece la esperanza de que la remisión duradera podría ser posible sin la necesidad de ningún tipo de intervención. Seguir investigando en esta área es un verdadero desafío de sumo interés para toda la comunidad científica.

Fuente: Todo Noticias

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS