La imputación de un segundo hecho de abuso sexual dictado al soldado voluntario detenido por el femicidio de Vilma Mercado (19) sigue repercutiendo en la provincia y los elementos que la Justicia comienza a recolectar en su contra lo dejan cada vez más cerca de la figura de un posible violador en serie que en menos dos semanas cometió dos ataques con idéntico modus operandi en Puerto Iguazú.
Tal como viene informando El Territorio, el 29 de octubre último Carlos Luis Leandro Villar (20) había sido imputado por el abuso y femicidio de Mercado, pero ahora el Juzgado de Instrucción Tres de Puerto Iguazú consideró poseer los suficientes elementos como para también imputarlo de otro ataque sexual cometido un par de días de antes y en perjuicio de una adolescente que alcanzó a escapar y salvar su vida.
Las similitudes entre ambos ataques eran más que evidentes. Ambas muchachas habían sido llevadas al mismo monte y las dos habían sido maniatadas y encintadas, pero lo que empezó a sellar el camino del segundo expediente en contra de Villar fue que su primera víctima ahora lo reconoció mediante fotografías.
Ahora, el siguiente paso en el marco de esta causa, es que la muchacha brinde declaración en Cámara Gesell, procedimiento judicial que se llevará adelante mañana.

“Fue prácticamente lo mismo”

 
En la previa a este importante paso en la investigación, la madre de la adolescente -cuya identidad se mantiene bajo reserva- dialogó con el programa Acá te lo Contamos por Radioactiva y contó de qué forma procesan lo sucedido.
“El caso de mi hija fue el 11 de octubre. Ella iba caminando cuando él bajó de la moto y le pidió fuego. Ella le pasó un encendedor y ahí él le mostró un cuchillo, la obligó a subir a la moto y la llevó al mismo lugar donde después apareció Vilma. A él lo reconocimos por ese caso, porque ahí yo busqué las fotos en Facebook, le mostré a mi hija y lo reconoció”, contó la entrevistada.
Y continuó: “Fue prácticamente lo mismo, sólo que gracias a Dios mi hija está conmigo. Ahora ella está trabajando, tiene sus arranques emocionales pero lo sobrelleva”.
Respecto de las similitudes en el femicidio de Vilma y el ataque a su hija, la mujer expresó que “se dio todo como en el caso Vilma, por la manera y el lugar donde la encontraron a ella. Mi hija estaba toda atada, encintada y en un momento hasta perdió la fuerza, se desmayó. Pero en un momento él se descuidó, fue hasta su moto y ella agarró su ropa y salió corriendo desnuda en el medio de la ruta”.
La madre de la víctima además contó que después de huir “se tuvo que esconder en el monte, porque él le siguió con la moto, se metió como una hora hasta que salió pidiendo auxilio y una familia en auto la ayudó y la llevó hasta la comisaría”.
Después contó lo que su hija recordó de su atacante, detalles que son clave para enlazar ambos casos con el mismo sospechoso.
“Él estaba de civil, pero lo que mi hija sí vio es que tenía una mochila del Ejército, porque ahí es donde tenía las cintas, los precintos y el cuchillo, porque él a mi hija le hizo cortes en las piernas y le hinchaba en las manos. Eran como puntazos que ella tenía en la mano. También le hizo como una ‘S’ en la muñeca”, recordó.
La mujer señaló que al momento de realizar la denuncia su hija declaró y aportó todo lo que recordaba del ataque, pero considera que las respuestas recibidas fueron insuficientes. “Cuando hicimos la denuncia no hicimos identikit, simplemente habló y contó lo que sabía y se acordaba, pero recién cuando murió otra nena se pusieron a trabajar. Al menos eso percibí yo”, apuntó.

“Quiero que pague en vida”

 
En este mismo contexto, quien también habló con Radioactiva fue María Leites, la madre de Vilma Mercado, y su sentimiento es similar a la otra madre.
“La madre hizo la denuncia, hicieron el recorrido con la Policía y todo quedó ahí. No buscaron al hombre en ningún momento y ahora que el muchacho mató a mi hija la chica lo reconoció porque la foto se viralizó. La chica viene el 28 -por mañana- a declarar y reconocerle, pero todos creemos que si eso se seguía como corresponde, porque dieron todas las descripciones y recorridos, y si obviamente eso se sacaba a la luz, mi hija no se iba a contactar con ese muchacho”, expresó.
Después, recordó cómo fueron esos primeros momentos de la búsqueda de su hija y cómo empezaron a crecer las sospechas contra el soldado.
“Hasta donde sé ella tuvo contacto con él desde el 19 -de octubre- y de ahí en adelante porque el lunes ella me habló de ese muchacho. Yo de eso me acordé el jueves a la noche y le envié un mensaje, pero no contestaba y mi hija más grande se acercó al Ejército y le dieron el número”, contó.
Después recordó que Villar finalmente atendió los llamados por teléfono e incluso se acercó a la casa de la familia Mercado, donde actuó con frialdad y aseguró desconocer el paradero de Vilma.
“Supuestamente recién se enteró de todo cuando mi hija más grande lo llamó. Me dijo que no tenía problemas en declarar con la Policía. No tuvo ningún tipo de miedo, reaccionó como si nada y acá estábamos todos. Él empezó a hablar, pero mi mente no caía, no me daba cuenta de sus contradicciones. Después llegó una oficial de la Policía y lo llevó”, señaló.
Por último, Leites manifestó confiar en la Justicia y expresó lo que desea respecto del detenido.
“Nosotros queremos la perpetua, no podemos pedir menos, es la máxima y quiero que la pague en vida. Recibo muchos mensajes pidiendo que lo maten, pero yo no deseo su muerte. Es mi hija la que está muerta, pero habrá salvado a muchas chicas, a muchas familias. Por eso quiero que él pague en vida, porque si lo matan le están haciendo un favor. Mi hija murió, sufrió un buen rato, no quiero ni imaginarme cómo fue. Por eso quiero que él pague en vida y la máxima condena. Nosotros no contratamos abogados, estamos con el fiscal porque confiamos en la Justicia”, culminó.
COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS