Una mujer, cuya identidad aún se desconoce, llegó a la guardia del hospital de Puerto Iguazú alrededor de las 7 de la mañana de este viernes acompañando a su madre y a su hermana que presentan un cuadro febril, sospechoso de dengue. Tras esperar 4 horas, en un acto de furia, destrozó el vidrio de uno de los consultorios de emergencia y se retiró.
Según testigos, dicha reacción de la mujer, asustó a los 20 pacientes que se encontraban en la sala de espera de la guardia del hospital, muchos de ellos llevaban la misma cantidad de horas de espera.
Según se supo, tanto la mujer que tiene cortes en los brazos, como sus familiares, que se encontraban muy decaídas, se retiraron del nosocomio sin haber recibido atención médica. Hasta el momento no se registra ningún tipo de denuncia policial por el hecho.
La directora del Hospital, Raquel Matcoski en diálogo con El Territorio, explicó que el médico de guardia se encontraba atendiendo un paciente grave, y que las pacientes en cuestión no presentaban criterios de gravedad. “Tenemos todo grabado en las cámaras, el lunes realizaremos la denuncia correspondiente”, sostuvo.
COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS