A un mes del asesinato de Fernando Báez Sosa en manos de una patota de rugbiers en Villa Gesell, sus papás encabezaron frente al Congreso de la Nación una marcha para reclamar justicia, miles de personas los acompañaron y se unieron al pedido. «Lo que hicieron nos arruinó la vida», afirmó Graciela, la mamá. En Villa Gesell, hubo una misa frente al boliche Le Brique y leyeron una carta de Francisco.

Graciela y Silvino llegaron al Congreso en auto alrededor de las 18.30. Allí fueron recibidos, entre aplausos y gritos de aliento, por cientos de personas. Minutos antes de subir al escenario, la mamá del joven asesinado en Villa Gesell comenzó a sentirse mal y debió ser asistida. Sin embargo, logró recomponerse rápidamente.

«Mi casa está vacía cuando me levanto. Sé que nunca volverá por culpa de lo que le hicieron. Quiero justicia por mi hijo», pidió la mamá de Fernando.

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS