La justicia divina se demoró más de 20 años en llegar, pero al final dijo presente y a Brasil le tocó sufrir esta vez por un error arbitral.

El 17 de julio de 1995, Brasil eliminó a la Argentina de la Copa América en los cuartos de final. Fue por 4-2 en los penales después de empatar 2-2. La Argentina ganaba 2-1 con goles de Abel Balbo y Gabriel Batistuta, pero Brasil lo empató con un tanto de Tulio, luego de bajar la pelota con la mano.
El árbitro Tejada -peruano, paradójicamente- omitió el evidente ilícito y sancionó el gol que eliminó a la Selección Argentina en cuartos de final.