Marcelo Gallardo había vaticinado un comienzo “intenso”, en el cual el conjunto local intentaría hacer pesar el entusiasmo de su gente. Estaba en lo cierto el DT de River: el equipo cordobés presionó y buscó siempre el arco rival. Sin embargo, ambos fallaban en el último pase y había poca acción en las áreas.

Recién a los 22 minutos hubo una llegada de peligro en Córdoba: D’Alessandro y Driussi hicieron una buena combinación que dejó a este último mano a mano con el arquero Herrera, quien evitó el 1 a 0. Talleres apenas se acercó con un remate de Palacios desde afuera que tapó sin problemas Batalla. Sobre el final de la primera mitad, Driussi tuvo otra chance pero remató desviado.

A los 9, River tuvo que realizar un cambio obligado: Camilo Mayada por Milton Casco, quien salió lesionado.

Batalla salvó a River en el inicio del complemento cuando tapó un remate bajo de Ramírez luego de una buena jugada colectiva de Talleres. Pero los de Gallardo también habían aceitado sus circuitos de juego y el partido cobró otro vuelo.

En ese contexto, la visita se puso en ventaja gracias a Mina, quien tomó un rebote que Herrera dejó tras un remate de Driussi, y puso el 1 a 0.

River se hizo dueño de la pelota desde entonces. Y más cuando Talleres se quedó con diez por la doble amonestación de Guiñazú.

Incluso, los de Gallardo pudieron aumentar la diferencia gracias a una gran jugada de Moreira, cuyo remate de media distancia dio en el palo.

Sobre el final, Fernando Godoy también vio la roja tras una dura infracción a D’Alessandro.

Así, se terminó el invicto de Talleres, que había alcanzado40 partidos entre el Federal A, el Nacional B y la primera fecha de este torneo (igualó 1 a 1 con Racing). River, por su parte, se suma al lote de punteros y mostró otra buena producción, tras el 4 a 1 a Banfield en el debut.