El misionero hincha de River golpeado en la cancha de Boca contó por que lo descubrieron

0
81

José tiene 58 años, es hincha del Millonario y logró meterse en una tribuna de Boca para ver el Superclásico. Detalló la secuencia del brutal ataque en La Bombonera.

El hincha de River que se infiltró en la cancha de Boca el domingo del Superclásico, habló con TN sobre la brutal golpiza que sufrió por parte de los hinchas Xeneizes y señaló que los médicos “tenían miedo de que se muera”.

José tiene 58 años y vive en La Paternal. Se acercó a la cancha de Boca porque quería acompañar a una amiga, que había llegado de Misiones, a vivir toda la experiencia de lo que significaba un Superclásico. Sin embargo, lo que era un motivo de alegría terminó por ser la peor decisión de su vida. 

“No tenía entrada, pero me metí…”

“Una amiga que es hincha de Boca vino a visitarme y la invité a ir a la cancha. No tenía entrada, pero nos metimos en el segundo tiempo después de burlar a la seguridad del estadio”, señaló en diálogo con TN.

José fue brutalmente golpeado por los hinchas de Boca cuando descubrieron que era de River. (Foto TN)

El momento en el que lo descubrieron los hinchas de Boca

José, que dice tener “como 10 tatuajes de River”, priorizó taparlos para ingresar al estadio. Sin embargo, uno de los hinchas xeneizes lo descubrió cuando le quitó una bufanda que llevaba en el cuello.

La frase previa a la brutal golpiza

“Hay un infiltrado, hay que matarlo”, fue la frase que escuchó antes de los golpes. “Estábamos atrás del arco de Boca y uno de los hinchas me sacó la bufanda que tenía en el cuello y me vio el tatuaje de River. Ahí gritó que era un infiltrado y llegaron como 50 personas a pegarme”, señaló.

Un tatuaje de River fue el motivo por el que descubrieron al infiltrado. (Foto TN)
Un tatuaje de River fue el motivo por el que descubrieron al infiltrado

“Los golpes no paraban”

“Me empujaron y me empezaron a pegar. Cuando caigo me golpeo la cabeza contra los escalones de material y pierdo la consciencia por unos instantes. Los golpes no paraban”, afirmó José.

Después de ese episodio, los médicos del club lo atendieron y lo llevaron a la enfermería que está dentro de la cancha: “Tenían miedo de que me muriera”, indica José, que aún sigue dolorido y asustado por la golpiza que recibió.

Por qué se fue del hospital sin ser atendido

“Los médicos de Boca me llevaron a la guardia del Argerich, me vieron y me dijeron que espere porque tenían una urgencia. Yo no le hice caso y me fui. Creo que hice mal porque aún sigo con dolores”, relató.

Por último, José señaló que no le interesa hacerle ningún juicio a Boca y que él fue absolutamente responsable de lo que le pasó: “No voy a hacerle juicio a Boca, el responsable soy yo. Cómo voy a ir a la Bombonera con tatuajes de River”, finalizó.

Según el parte policial, el hombre ingresó al hospital con una crisis hipertensiva y pérdida de conocimiento como resultado de los golpes recibidos. Sin embargo, decidió irse por sus propios medios.