El pueblo quiere saber de qué se trata: conflicto docente, cuestiones salariales y condiciones laborales

0
56

El conflicto docente sigue sin resolverse, los líderes gremiales no aceptaron el 34 por ciento de aumento.

Instituciones históricas del nivel medio de la ciudad de Posadas pierden matricula todos los años. El paso de estudiantes del sector público al sector  privado es una constante en aumento. Las familias misioneras hartas de los paros docentes interminables en el sector público, prefieren pagar una cuota y  enviar a sus hijos a escuelas privadas. Lo preocupante es  que la arancelizacion de la educación pública se está produciendo de hecho, es decir, son los propios padres que deciden optar por la escuela privada. Se privan de otros gastos, para que sus hijos puedan tener clases todos los días del año.

Los docentes en conflicto, en su mayoría,  desligan responsabilidades al gobierno provincial y, otros pocos, al gobierno nacional. De la perpetuidad de los  paros que realizan, según ellos, no tiene ninguna incidencia en el desplome de la educación pública. No obstante la mayoría  de los profesores  del nivel medio envían a sus hijos a escuelas  privadas ¿por qué será?

¿Ahora bien, qué significa este 34% de aumento?  

En promedio un docente con dos cargos en el nivel primario rondara los 800 mil pesos y un docente con 42 hs cátedras tendrá aproximadamente un salario de bolsillo de 1 millón de pesos pagado con los impuestos de todos los misioneros. En otras palabras, del panadero que se levanta todos los días a las cuatro de la mañana  para hacer el pan, los obreros de la construcción que desde temprano están trabajando,  los comerciantes que todos los días levantan su persiana, los monotributistas,  los autónomos,  los productores que velan por su producción los siete días de la semana y de todos los trabajadores que en mayor o menor medida pagan sus impuestos. No nos olvidemos que el salario docente sale del bolsillo del contribuyente, a quien le cortan la calle, le bloquean las rutas, le hacen piquetes y lo insultan si manifiesta su desacuerdo ante un corte de transito. La única manera de aumentar los salarios en el sector publico es aumentando los impuestos, que en un contexto de crisis, por la caída de las actividades comerciales e industriales condenaría a la quiebra a miles de pequeños y medianos productores y comerciantes.

En un contexto de ajuste a nivel nacional, donde todas las provincias tuvieron que reelaborar su plan de gastos anuales por la disminución de las partidas del gobierno federal. Y donde todo el pueblo trabajador  se ajusta  los pantalones, reduciendo sus gastos. Un incremento del 34 por ciento en una sola vez, no pareciera ser un pésimo aumento.  Pero  los docentes en conflicto afirman  que no les alcanza, es decir nunca se conforman, nunca  se sacian, nunca se llenan, siempre quieren más y más.

Párrafo aparte merecen las condiciones laborales, por si fuera poco a  la cuestión salarial, los docentes de paro por tiempo indeterminado, se quejan de sus condiciones laborales, pero  la provincia de Misiones es un ejemplo a nivel regional  de los derechos laborales de los docentes,  para muestra vale un botón, siéntese en una silla antes de leer lo siguiente: Tienen 30 días de licencias por enfermedades comunes que la pueden utilizar desde una gripe hasta por un dolor de cabeza. A esto hay que sumarle que  tienen sus seis faltas anuales que la pueden utilizar en cualquier momento del año, después tienen dos días que pueden faltar argumentando causas de fuerza mayor (entiéndase un día con mucha lluvia). También el régimen legal, les otorga licencia, cuando van a rendir un examen en el nivel superior o universitario.

Se entiende que no estén conformes con el aumento y que los docentes puedan realizar sus  medidas de fuerza cada 15 o 20 días,  pero paro por tiempo indeterminado de ningún modo se justifica, dejando a miles de niños y jóvenes sin el derecho a estudiar. Tienen un sueldo por encima de la media de cualquier trabajador misionero y condiciones laborales muy favorables. Hay que ser solidarios y ajustarse los pantalones como lo está haciendo todo el pueblo argentino.

Podrán tildar este artículo de opinión, de ser anti docente o que los medios son todos oficialistas, pero no podrán alegar que una sola de las palabras escritas  en este artículo es mentira.