Carina comentó que, dentro de lo que propone la moda, tratan  de tener diseños propios  y sacar prototipos. “Si vemos que la gente compra, comenzamos a sacar en estándar y es la gente con su opinión la que nos va guiando en los diseños.  Los zapatos de símil son los que salen a la moda, son más económicos ya que la gente quiere cambiar de colores y no quiere gastar tanta plata, aunque los de cuero tienen un buen precio”, señaló.

Esta emprendedora trabaja junto a su esposo. Si bien no poseen un  local propio, cuentan con un puesto los días sábados por la mañana en el Mercado Concentrador, ubicado sobre avenida Aguado Nº 4450, a una cuadra de avenida Chacabuco de la ciudad de Posadas. También, los sábados y domingos por la tarde se los puede encontrar en el cuarto Tramo de la Costanera.

Aprovechar los recursos

Carina relató que se conoció con su esposo en Buenos Aires, quien trabajaba para grandes firmas de calzados y tenía todas las herramientas de costura. “Por el tema de la seguridad vinimos a Misiones y nos instalamos. Pero como acá no había una fábrica grande que necesitara solo de la costura, empezamos a emprender. Ya  que mi esposo conocía el rubro empezamos a invertir, a comprar maquinarias y así hace 12 años tenemos nuestros productos en Misiones”, expuso.

La pareja sustenta la economía del hogar con esta propuesta. “Vivimos de este emprendimiento, por eso durante la semana nos dedicamos a fabricar todos los números que vendemos los fines de semana y tratamos de llegar con los pedidos. Al cabo de todos estos años la gente ya nos fue conociendo, viendo que nuestros productos son duraderos, entonces nos compran con más confianza. No es lo mismo comprar un calzado que a la cuadra se despega por el calor misionero que adquirir el producto que ofrecemos nosotros de alta calidad en el pegado, que aunque sea económico no se rompe”, aseguró Carina, quien además contó que hace ocho años abastecen a una zapatería ubicada en el centro posadeño.