La canasta escolar más cara del mundo

0
68

A semanas de comenzar las clases, la canasta escolar toma protagonismo en el seno familiar, debido a los aumentos resultante de la espiral inflacionaria, y de la liberación de precios impulsado por el gobierno de Javier Milei. Un relevamiento realizado en 12 provincias arrojó que, al dólar oficial, tenemos la canasta escolar más cara del mundo.

La consultora Miglino & Asociados realizó un relevamiento donde estableció que, al dólar oficial, la Argentina tiene la canasta escolar más cara del mundo: 76.900 pesos (USD 93), muy por encima del precio que alcanza en los Estados Unidos, que actualmente está en el orden de los 66 dólares.

Esto es resultado de la política económica de los últimos meses que hizo encarecer fuertemente en dólares al país, llegado al punto de tener una “canasta escolar” más cara que la de los Estados Unidos, sin poseer el poder adquisitivo de sus ciudadanos.

Los productos relevados fueron cuadernos, carpetas, hojas, marcadores, lápices de colores, lápiz negro, lapicera a tinta, birome, mochila, cartuchera, goma y plasticola en más de 900 comercios del país, desde grandes cadenas de supermercados a librerías. Según el trabajo, los valores promedio en esos lugares arrojaron que un cuaderno de tapa dura (de 16 x 21) cuesta $ 4.900; una carpeta número 3, $ 5.900; repuesto de hojas 3 (480) $ 12.800; marcadores x 12, $ 6.900; lápices de colores x 12, $ 2.900; un lápiz negro $ 900; lapicera a tinta, $ 9.700; birome, $900; mochila, $ 20.800; cartuchera, $ 8.900; goma de borrar, $ 900, y una plasticola,1.400 pesos. Todo esto representa un total de $ 76.900.

Mientras tanto, si se equipara la canasta escolar argentina con las del resto del mundo, sigue siendo la más cara, por ejemplo, si comparamos con Francia, que cotiza U$S 64, o con Italia que sale U$S 67, mientras que en España esta unos U$S 60, en Japón U$S 88, en México U$S 44 y en el vecino Brasil U$S 65.

Queda claro que el poder adquisitivo de los argentinos está lejos de alcanzar los valores de los ciudadanos de esos países, sin embargo, los precios de los bienes y servicios cada vez están más por altos que los precios internacionales, resultado de una política económica de liberación de precios y estancamiento del salario.