Esa jornada, aproximadamente a las 23:30 hs, en el sector de viviendas del IPRODHA, una mujer desesperada con su hijo desvanecido, y presumiblemente sin signos vitales, acudió al cabo Ojeda quien estaba en su puesto de prevención.

MINUTOS INTENSOS DE DRAMATISMO Y ASISTENCIA
Apenas pidió a los vecinos que llamen a la ambulancia (tal como lo sugiere el protocolo de asistencia), el uniformado comenzó a practicar la maniobra de RCP al niño quien luego de 2 minutos volvió a respirar.
El menor comenzó a convulsionar e inmediatamente fue trasladado al Caps más cercano por parte del policía y un vecino quienes usaron para el traslado una moto.
En el CAPS finalmente el niño recibió la asistencia complementaria y la fiebre comenzó a bajar, recuperándose progresivamente. La mamá había manifestado a los médicos que su hijo se desvaneció luego de toda una tarde de fiebre.