En una entrevista exclusiva con La Nación, el Presidente desestimó temores de los empresarios y llamó a mejorar la seguridad jurídica en la Argentina.  “Vinimos a China a convocar a inversores, no a vender el país. Ésa es una gran diferencia y espero que la entiendan”, resaltó.

“Queremos construir relaciones con todos los países y dejar esa etapa de aislamiento. Eso fue muy bien recibido acá. También vinimos a compartir con los países del G-20 nuestra visión de la falta de crecimiento en el mundo, la falta de generación de empleo que tanto nos preocupa en la Argentina. También esta es la posibilidad de plantear que el desarrollo del mundo tecnológico no se haga en aislamiento. Debemos sentarnos todos los países a ver cómo se resuelven los problemas, como el subsidio de la producción agrícola, que afecta a muchos países emergentes como nosotros, que tenemos capacidad de producción. Podemos ayudar en el abastecimiento del mundo en el tema alimentario, pero para eso necesitamos un sistema transparente de comercio”, declaró.

A su vez  el mandatario comentó “Hemos avanzado mucho. Por supuesto que falta mucho más, pero vamos por el camino correcto. Y por supuesto hay quienes ven la política desde su rol en forma oportunista, sin compromiso con el largo plazo. Pero por suerte yo siento que la mayoría de los argentinos hemos decidido asumir el compromiso de construir el país que soñamos”.

“Tenemos que mejorar la calidad de la seguridad jurídica en la Argentina. Pero siento que hemos hecho avances importantes. Cerramos el conflicto con los holdouts, hemos sacado leyes que impulsan el desarrollo de las pymes, haber cumplido nuestro compromiso de pagar a los jubilados la deuda que tenía el Estado… Esto muestra que hay un avance en la dirección correcta. Falta mucho. Pero hay que tener más compromiso en la defensa del esfuerzo personal y apego al valor de la ley. No se pueden cambiar valores después de tantos años de haber estado equivocados de un día para el otro. Este es un cambio cultural”.