Ayudar a los hijos y comprar un auto, el anhelo del ganador de la Poceada

0
74

“No lo podía creer”. Esa fue la primera definición que expresó el jubilado apostoleño al enterarse que fue premiado en el sorteo 3075 del pasado martes 16 de mayo que, en ese momento, el pozo se ubicó en 18.300.556 pesos.

Recordó que ayer fue a la agencia 356 para hacer una nueva jugada, para repetir los números que aquel martes fueron los de la suerte. El agenciero procedió a controlar el ticket de ese día y fue allí cuando se enteró de que era el ganador. Y desde allí no salió de su asombro.

“Siempre jugó y ya ganó con la quiniela. Decía que iba a ganar la poceada y finalmente se dio. Hasta que no lo vio no lo creyó”, relató una de las hijas del flamante ganador.

El asombro fue enorme y toda su familia se hizo eco de la noticia. “Con ese dinero lo primero que va a hacer es ayudar a los hijos, que somos seis en total y también comprar un auto”, especificó la hija.

“Esto viene en un momento justo ya que algunos hermanos tenemos deudas que saldar y otros están atravesando una situación de salud compleja, por lo que el dinero lo vamos a emplear para eso, para ayudar a la familia”, comentó.

Y al final reflexionó: “Es sin dudas una alegría inmensa y colectiva. Siempre decimos que Dios tiene preparado grandes cosas e inimaginables. Y sucedió”.