La espera para cruzar el puente “San Roque González de Santa Cruz”, que conecta Posadas con Encarnación, Paraguay, es cada vez más prolongada y tediosa.

En este contexto, en los últimos días se multiplicaron las denuncias de arreglos o coimas para adelantarse en la fila a cambio de sumas exorbitantes de hasta 50 mil pesos.

Algunos conductores reaccionan de forma violenta ante quienes intentan tomar imágenes para denunciarlos y la situación se ha vuelto aún más peligrosa debido a la violencia física.

Autoridades de frontera informan que la fila del lado encarnaceno supera los 5 kilómetros desde las 6:00 de la mañana. Todo esto es el resultado de la medida tomada a mediados de noviembre por autoridades de ambos países para evitar la carga estática sobre el puente.

Esto ha causado un caos sin precedentes en la cabecera paraguaya del puente, con denuncias de coimas y videos circulando en redes sociales de personas que “pasan por el costado” con la aparente connivencia de efectivos de las fuerzas paraguayas.

Con información de Mol