El nuevo avión presidencial llegó al país envuelto en críticas por su aterrizaje

0
95

El Gobierno reemplazará con el nuevo ARG01 el Tango 01, aeronave adquirido por el Estado durante el gobierno de Carlos Menem, pero que ya hace varios años que no viaja.

El nuevo avión presidencial, un Boeing 757-200, arribó a la Argentina proveniente de Miami, Estados Unidos, y quedó envuelto en una polémica por una maniobra de aterrizaje.

La nave, que reemplazará al Tango 01, llegó al país a las 17:00 de este jueves e inmediatamente después comenzaron a circular en redes sociales videos del momento del aterrizaje.

Según distintos expertos y pilotos, la maniobra que eligió el comandante fue innecesaria.

En las imágenes que circularon muestran al nuevo avión presidencial, ploteado de celeste y blanco, inclinarse pronunciadamente sobre su lado izquierdo.

“El avión puede hacer la maniobra. Ahora, ¿es necesario? Si no hay nada coordinado o alguien no le pidió que lo haga, desde mi punto de vista, es bastante ilógico. Es un avión nuevo, los pilotos vienen recién habilitados en el avión. Era sólo un traslado de avión”, afirmó el piloto y consultor aeronáutico Carlos Rinzelli.

La maniobra llamada “vuelo rasante” es una costumbre que se realiza para celebrar el retiro de un piloto o la incorporación de un aeronave a la flota, en este caso a la presidencial, pero no supone riesgo para la nave ni su tripulación

El Gobierno reemplazará con el nuevo ARG01 el Tango 01, aeronave adquirido por el Estado durante el gobierno de Carlos Menem, pero que ya hace varios años que no viaja.

El avión llevó una inversión cercana a los USD 25 millones y tiene capacidad para transportar 39 pasajeros.