Fuerte suba del gas en garrafas en el interior del país y empresas piden subas de hasta el 700%

0
39

Las garrafas de 10 kg en Posadas pasaron de costar, de un día para el otro, de 5.500 a 12 mil pesos.

El año comenzó con varios aumentos en combustibles, obras sociales, alimentos y alquileres. Entre otros, también afectó a las garrafas de gas comercializadas en el interior del país, que registraron una suba de más del 100%, siendo la primera del 2024.

Debido a la incertidumbre económica, la falta de regulación en el sector y la eliminación de subsidios, la crisis también azotó a las garrafas, principalmente, a las distribuidas en el interior del país. Córdoba, Santiago del Estero, San Luis, Río Negro y Misiones son algunas de las provincias que durante los últimos días registraron en diversos comercios largas filas para conseguir una recarga.

En Córdoba, el viernes pasado, una garrafa de 10 kilos valía $3.500 si la retiraban del depósito y $5.000 en domicilio, según Cadena 3. Actualmente, una garrafa cuesta entre $8.000 y $10 mil, respectivamente. Mientras que el tubo de 45 kg costaba $20 mil y pasó a valer $27 mil con retiro y $30 mil a domicilio.

A su vez, la provincia de Santiago del Estero también reportó ese incremento. Allí, las garrafas de 10 kg tienen un precio de entre $8.000 y $10 mil, en comparación hace unos días cuando valían entre $4.000 y $6.000. Mientras que el tubo de 45 kg cuesta $38 mil (figuraba a $19.500).

Actualmente, las garrafas de 10 kg en Misiones valen entre $4.200 y $12 mil. Mientras que en San Luis costaban $4.200 si se retiraban del depósito y $5.400 a domicilio. Hoy tienen un precio de $9.900 y $12.500.

Por último, Río Negro cuenta con garrafas de 10 kg a $9.000 y de 45 kg a $41 mil. Cabe mencionar que en algunos comercios el precio llega a $12 mil.

Las empresas de distribución y transporte de gas presentaron formalmente ante el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) las solicitudes para el futuro de las tarifas. En el caso de las distribuidoras, las subas llegan al 700%, mientras que en transporte los pedidos trepan al 570%. Los informes de las compañías fueron entregados de cara a la próxima audiencia pública de gas, que se realizará el 8 de enero, con las solicitudes de aumentos a aplicarse a partir de febrero.

De todos modos, esto no significa que esta sea la suba final en la tarifa que percibe el usuario: por un lado, porque las audiencias públicas no son vinculantes. Por el otro, porque distribución y transporte no son los únicos componentes de la boleta, sino que también resta definirse el precio de gas en el Punto de Ingreso al Sistema de Transporte (PIST).

Los pedidos de las empresas se desprenden de las presentaciones de las prestadoras para el material de consulta de la audiencia pública número 104, que son informes públicos subidos en la web del Enargas. Allí hay algo que se repite en todas las compañías: el reclamo de la creación de un “índice de actualización mensual” para las tarifas, que siga la inflación mayorista, a través del IPIM que publica el INDEC.

En su informe, la empresa TGS asegura que la incidencia del costo de transporte para los usuarios residenciales es “menor”, y representa el 12,5%, mientras que el gas en boca de pozo es el 36,6%, distribución el 26,2% e impuestos el 24,7%, en un promedio ponderado.

Sobre los pedidos de aumentos de distribuidoras y transportistas, Julián Rojo, economista especializado en energía, anticipó: “Falta el precio del gas que está 100% dolarizado y tiene un atraso importante”.

En el caso de las distribuidoras, Metrogas pide una suba de 377%, Naturgy del 437%, Camuzzi Gas Pampeana del 421%, Camuzzi Gas del Sur del 543%, Ecogas del 126%, Gasnor de 400 hasta 704% y Redengas del 481%. Por su parte, las transportistas plantearon, en el caso de TGS, un pedido de incrementos del 567%, y TGN del 523,5%.

La consultora Economía y Energía, que dirige Nicolás Arceo, había estimado aumentos finales en la factura de gas de entre 168% y 336%, con menores subas para los segmentos N1 y N2 (altos y bajos ingresos) y mayores para los N3 (ingresos medios con alta incidencia de subsidios). Sin embargo, realizan esta proyección estimando un aumento en la distribución del 116% y no de hasta el 700% como piden las compañías. La disparidad entre las estimaciones de la consultora y los pedidos de las empresas se basa en que las compañías reclaman recuperar los puntos perdidos contra la inflación desde el 2016 para acá.

Por ejemplo, el informe de Naturgy dice: “La adecuación de la tarifa de distribución que por el presente venimos a solicitar, se encuadra en una recomposición tarifaria que se determina a partir de la variación del IPIM entre diciembre de 2016 y diciembre de 2023, neta de los incrementos tarifarios autorizados en el mismo periodo”.

Ambito.com