Más golpes al bolsillo: Los aumentos que se vienen en febrero

0
55

Habrá subas de combustibles, en algunas tarifas de servicios públicos y también las cuotas de prepagas sufrirán nuevos ajustes en el segundo mes de este 2023.

En febrero, se estiman incrementos en los valores de los combustibles, así como tarifas de telefonía, electricidad y cuotas de prepagas, entre otros.

Estos aumentos, además de golpear el bolsillo de los consumidores, incidirán en el índice de inflación. Enero cerraría con un piso del 5%, manteniendo la tendencia del último mes de 2022, que se ubicó en 5,1%.

El pasado domingo la secretaría de Energía, Flavia Royón, ratificó que continuará la quita de subsidios a las tarifas energéticas y que en el caso de los sectores de mejores ingresos esas subas van a estar más cerca de la inflación.

Según la consultora Focus Market, en marzo una familia tipo de cuatro integrantes (dos adultos y dos menores) necesitará ingresos por más de $320.000 para cubrir la canasta de servicio, luego de los ajustes tarifarios.

Combustibles

Según el esquema de aumento de los precios de la nafta y el gasoil acordado a través del programa Precios Justos, los combustibles tendrán un incremento de 4% durante febrero y otra suba de 3,8% en marzo.

Tarifas de luz y gas

Los usuarios residenciales de luz, comprendidos en los niveles 1 de ingresos altos y 3 de ingresos medios, percibirán en sus facturas un incremento promedio de un 14% en el servicio eléctrico.

Por su parte, las facturas de gas aún tienen incrementos tarifarios pendientes de definición.  Según adelantó la secretaria de Energía, Flavia Royón, durante 2023 habrá una única actualización en el costo del insumo de 28,3% para aquellos usuarios que perciban ingresos altos y medios.

Por el contrario, esta norma no alcanzaría a un universo de 3,5 millones de usuarios de bajos ingresos que quedaron encuadrados en el Nivel 2 de la segmentación tarifaria vigente desde septiembre pasado, cuyo único incremento anual se concentrará en los otros componentes de la factura: transporte y distribución.

Este esquema fue dispuesto mediante la Resolución 6/2023 y entrará en vigencia a partir de marzo 2023.

Prepagas

A partir de febrero de 2023 se comenzará a aplicar una nueva fórmula de aumento de las cuotas, vinculada al índice de variación salarial (Ripte). Por un plazo de 18 meses, el incremento tendrá como tope máximo el 90% del índice Ripte del mes anterior para quienes tengan ingresos netos inferiores a seis salarios mínimos, vitales y móviles ($406.458 en febrero).

Tomando como referencia el Ripte calculado a fines de diciembre, el aumento a aplicar por las prepagas será de 4,91% en febrero para quienes se encuentren por debajo del tope.

Mientras tanto, para los titulares que superen dicho monto, las prepagas aplicarán incrementos mensuales que se regirán de acuerdo al Índice de Costos de Salud, lo cual implicará, en febrero, un aumento de 8,21%.

las prepagas aumentarán un 11,3% en el mes de agosto

 

Telefonía, televisión e Internet

El Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) autorizó incrementos escalonados de hasta 9,8% en febrero y 7,8% en abril para los servicios de telefonía, Internet y televisión por cable.

“Las Licenciatarias de Servicios de Comunicaciones Móviles (SCM) podrán aplicar a partir del 1 de febrero de 2023, un incremento en el valor de los precios minoristas de cualquiera de sus planes en la modalidad pospaga y/o mixta, en un porcentaje de hasta un 9,80%, tomando como referencia sus precios vigentes al 31 de enero de 2023″, según la Resolución 2393/2022 publicada en el Boletín Oficial.

Estos porcentajes de aumentos aplican, en general, para PyME, cooperativas y pequeñas empresas, ya que las grandes firmas del sector recurrieron a amparos y medidas cautelares que les permitieron incrementar sus facturas por encima de los porcentajes determinados por el ente regulador.

Alquileres

Para los inquilinos cuyos contratos tengan que realizar la actualización anual en febrero de 2023, los aumentos serán del 85,88%, según el índice de actualización establecido por la polémica Ley de Alquileres vigente, que contempla las variaciones mensuales del Índice de Precios al Consumidor (IPC) y la variación de los salarios (Ripte).

Con información de Perfil