El ministro de Economía, Sergio Massa y el secretario de Industria y Desarrollo Productivo, José Ignacio de Mendiguren, mantuvieron un encuentro con autoridades de la Asociación de Fábricas de Automotores (ADEFA), para analizar el incremento de la producción de la industria automotriz y las inversiones realizadas en el sector.

Además, proyectaron un aumento de entre un 10% y 15% en producción y exportaciones para el sector en 2023.

Durante el encuentro, Massa destacó que las exportaciones incrementales de autos y autopartes no pagarán retenciones en 2023, como incentivo al fuerte crecimiento del sector.

“Queremos anunciar que todo el incremento de exportaciones en materia automotriz no va pagar derechos de exportación. Para premiar la inversión y la producción de trabajo argentino vendido al mundo es fundamental que nosotros en ese sentido hagamos nuestro aporte”, afirmó el titular del Palacio de Hacienda.

Por otra parte, indicó que el sector automotriz registró un aumento de la producción de 23,5% en el 2022, con un total de 536.893 unidades, “la cantidad más alta de los últimos 8 años en la Argentina”. Se destinaron a los mercados externos 322.286 vehículos, que implican un incremento de 24,3% de las exportaciones. El principal destino fue Brasil, con 62,8% del total, seguido por México, Uruguay y Colombia. Asimismo, la comercialización local, en ventas mayoristas, alcanzó a 376.257 unidades, es decir, un 12,5% más respecto al año anterior.

“Nuestro compromiso es que los dólares que ingresan vayan a la producción y el trabajo. Incrementar las exportaciones nos permite avizorar para 2023 un escenario de producción mínima de 610.000 vehículos. Es nuestra responsabilidad, junto con las terminales, encontrar mecanismos de fomento al crédito para que más argentinos puedan comprar vehículos producidos en el país”, destacó el ministro de Economía.

Además, recalcó que durante 2022 se generaron 50.000 puestos de trabajo más que en 2021 y aseguró que la industria seguirá creciendo también en este sentido.

Por otro lado, celebró que ya se están fabricando vehículos con un 50% de componentes nacionales y aseguró que el objetivo es que esa condición se traslade a la totalidad de vehículos producidos en Argentina.

En diciembre pasado, Massa y Mendiguren mantuvieron reuniones con distintos responsables de automotrices líderes del mercado, quienes ratificaron su compromiso con el país con el objetivo de ampliar su producción, aumentar las exportaciones y generar más empleo argentino.

En este sentido, la compañía Volkswagen comunicó una inversión de US$ 50 millones para la fabricación de camiones y un modelo de bus en Córdoba, para la exportación y la sustitución de importaciones. Por su parte, IVECO presentó un plan de inversiones para desarrollar la producción de camiones pesados y buses a GNC con el objetivo de exportar regionalmente.

A su vez, Toyota informó un nuevo esquema de producción con la implementación de un tercer turno y una inversión cercana a los US$ 60 millones para aumentar su capacidad productiva en la planta de Zárate, que prevé exportaciones por más de US$ 4.000 millones anuales y 2.000 nuevos puestos de trabajo. Además, Mercedes-Benz Camiones y Buses Argentina anunció una inversión para construir un nuevo centro industrial en Zárate.

Por su parte, Mendiguren, ponderó el trabajo conjunto entre gobierno, Congreso, empresas y trabajadores en lograr acuerdos para el aumento de la producción y las exportaciones y subrayó: “Desde que asumí en el área productiva no me canse de destacar el modelo colaborativo del sector automotriz, donde todos los sectores, los empresarios, los gremiales y el gobierno nacional lograron potenciar la actividad que, como demuestran los números, consolidó un importante crecimiento en 2022. En los próximos días vamos a convocar al Consejo de la Cadena Automotriz para avanzar en la agenda de crecimiento para 2023”.