Al menos 6 muertos tras el paso de un ciclón extratropical en Brasil

0
118

En plena etapa del fenómeno El Niño sobre la región, Brasil sufrió un nuevo ciclón extratropical en estados del sur del país. La Defensa Civil anunció al menos seis muertos por las intensas lluvias, caída de granizos, vientos fuertes, inundaciones y deslizamiento de tierras en Rio Grande do Sul y Santa Catarina. El alcalde de Roca Sales, uno de los municipios afectados, aseguró que la ciudad está bajo agua y la situación es desesperante. 

Las tempestades causaron el lunes inundaciones en más de 15 ciudades del estado fronterizo con Argentina y Uruguay, entre ellas Porto Alegre. Tras el último relevamiento, se conoció que en la ciudad de Passo Fundo, un hombre falleció por una descarga eléctrica al inundarse su vivienda, mientras que en la de Mato Castelhano, un joven perdió la vida al caer con su automóvil a un río.

Por otro lado, otros dos fallecidos se registraron en la localidad de Ibiraiaras, donde una pareja murió cuando el automóvil en el que circulaban fue arrastrado por la corriente provocada por las inundaciones. En Santa Catarinaun hombre murió después de que un árbol cayera sobre su automóvil en la ciudad de Jupiá. Además, las autoridades confirmaron la muerte de otro hombre en el municipio de Estrela, por una descarga eléctrica.

Situación histórica e alarmante

Hasta el momento no se registraron víctimas fatales en el municipio de Roca Sales, Rio Grande do Sul. Sin embargo, hay un gran número de afectados por las inundaciones debido a la crecida del río Taquari, que alcanzó uno de los niveles más altos de su historia (en algunas casas el agua llegó hasta el segundo piso). A causa de ello, muchas familias se subieron a los techos de sus hogares y fueron rescatadas por un helicóptero.

El alcalde Amilton Fontana manifestó que la ciudad está bajo agua y la situación es desesperante. “Aquí es muy difícil, una verdadera tragedia, el agua subió a un ritmo tan rápido que no hay forma de que la gente se lleve sus pertenencias”, señaló. Y sentenció: “La situación es muy crítica. Prácticamente se puede decir que es una inundación mayor que la de 2020”.