Biden sostuvo que militantes de Gaza parecen estar detrás de la explosión

0
45

El presidente de los Estados Unidos instó a los israelíes a que no se dejen llevar por la rabia.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, prometió solidaridad con Israel y dijo que la explosión que mató a un gran número de palestinos en un hospital de Gaza parecía haber sido causada por militantes islámicos, al terminar una misión de paz en Oriente Medio que se vio truncada por la explosión.

En Oriente Medio, manifestantes organizaron protestas antiisraelíes por el fuego que asoló del hospital Al-Ahli al-Arabi que, según las autoridades palestinas, causó la muerte de 471 personas.

Las autoridades palestinas culparon a un ataque aéreo israelí de la explosión, mientras que Israel dijo que la explosión fue causada por el lanzamiento fallido de un cohete por parte del grupo militante palestino Yihad Islámica, que negó su autoría.

Biden prometió más ayuda a Israel al término de su apresurada visita de un día al país, que está bombardeando Gaza para tratar de erradicar a los militantes de su grupo gobernante, Hamás, después de que mataron a 1.400 israelíes en un asalto transfronterizo el 7 de octubre.

Sobre la explosión en el hospital dijo que “según la información que hemos visto hoy, parece el resultado de un cohete desviado disparado por un grupo terrorista de Gaza”.

En Washington, el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca se hizo eco de las declaraciones de Biden, afirmando que la evaluación estadounidense se basaba en el análisis de imágenes aéreas, interceptaciones e información de fuentes abiertas.

Los dirigentes árabes respondieron a la pérdida de vidas en el hospital, de la que culparon a Israel, cancelando una cumbre con Biden en Jordania.

La reunión estaba prevista como la segunda parte de un itinerario cuidadosamente coreografiado de encuentros de emergencia con aliados para evitar una guerra más amplia en Oriente Próximo.

“No se dejen llevar por la rabia”

Biden dijo que Estados Unidos haría todo lo posible para garantizar la seguridad de Israel, al tiempo que instó a los israelíes a no dejarse llevar por la rabia, reiterando que la gran mayoría de los palestinos no estaban afiliados a Hamás.

Según el Ministerio de Sanidad de Gaza, 3.478 palestinos murieron y 12.065 resultaron heridos en ataques aéreos israelíes contra el enclave asediado desde el 7 de octubre.

Biden dijo que Estados Unidos aportaría 100 millones de dólares en nuevos fondos para ayuda humanitaria a los palestinos de Gaza y Cisjordania ocupada por Israel.

“Lo que nos diferencia de los terroristas es que creemos en la dignidad fundamental de toda vida humana“, dijo Biden. Si eso no se respeta, “entonces ganan los terroristas”.

Biden se enfrentaba a una intensa presión para conseguir un compromiso claro de Israel de permitir la entrada de ayuda a Gaza desde Egipto, con el fin de aliviar la difícil situación de los civiles en el pequeño enclave costero densamente poblado.

Al final de su visita, la oficina de Netanyahu emitió un comunicado en el que afirmaba que Israel permitiría la llegada de alimentos, agua y medicinas al sur de Gaza a través de Egipto. Sin embargo, reiteró que no permitiría la entrada de ayuda desde Israel hasta que Hamás liberara a los rehenes israelíes.

El viaje de Biden a Oriente Medio tenía como objetivo calmar los ánimos en la región, al tiempo que demostraba el apoyo de Estados Unidos a su aliado Israel, que ha prometido aniquilar al movimiento Hamás, cuyos combatientes mataron a 1.400 israelíes en un ataque el 7 de octubre.

Pero tras la explosión en el hospital, Jordania canceló la segunda parte del itinerario de Biden: una cumbre prevista en Amán con los líderes de Jordania, Egipto y la Autoridad Palestina.

Tras las conversaciones con el gabinete de guerra de Netanyahu, Biden mantuvo un emotivo encuentro con supervivientes israelíes de la matanza del 7 de octubre. Abrazó a la abuela jubilada Rachel Edri, que fue retenida como rehén a punta de pistola en su casa durante 20 horas por Hamás y que usó la comida y la conversación para entretener a sus captores.

“Por favor, sigan apoyándonos para eliminar a Hamás de una vez por todas”, dijo un soldado a Biden.

Más tarde, Hamás y testigos afirmaron que Israel estaba bombardeando el distrito de Zeitoun, en la ciudad de Gaza, donde se encuentra el hospital Al-Ahli al-Arabi, y el brazo armado del grupo dijo que el miércoles había disparado más cohetes contra Tel Aviv, la mayor ciudad de Israel, por lo que calificó de ataques israelíes contra civiles de Gaza.

Sonaron sirenas en el centro de Israel, pero no se informó inmediatamente de víctimas o daños.

NA