Crimen en Irigoyen: la víctima se dedicaba al cambio de divisas y al contrabando de cigarrillos

0
30

Se trata de César Caytano, un hombre de 23 años, que fue acribillado por tres sicarios en la noche del jueves.

Fuentes cercanas a la investigación revelaron que la víctima estaba involucrada en actividades ilícitas, dedicándose al cambio de divisas y al contrabando de cigarrillos en la zona de frontera con Brasil.

El trágico hecho convierte a César Caytano en la primera víctima fatal del año en circunstancias que sugieren un trasfondo mafioso. Según revelaron fuentes citadas por el diario Misiones OnLine, el joven era hijastro de Lindomar De Olivera Cunha, quien también fue víctima de un tiroteo en el barrio Provincias Unidas en mayo del año anterior.

A principios de mayo del año pasado, dos hombres en moto ejecutaron de cuatro balazos a Lindomar de Oliveira Cunha (40), un hombre se que se dedicaba al cambio informal de moneda extranjera y a la venta de vinos argentinos que tenían como destino el mercado del vecino país.

En aquel momento, los investigadores creen que el crimen está vinculado a esos millonarios negocios de frontera. Tras requisar el auto de la víctima, la Policía halló en un compartimento del torpedo 131.000 reales y 41.700 dólares. Al cambio actual, son más de 30 millones de pesos que De Oliveira Cunha llevaba encima.

En cuanto a Caytano, se han planteado la hipótesis de que este brutal asesinato podría tratarse de un ajuste de cuentas.

Se cree que los sicarios, responsables del ataque, llegaron desde Brasil en un Volkswagen Golf y posteriormente regresaron al vecino país por un lugar no habilitado.

César se encontraba en el domicilio compartiendo con el dueño del lugar, cuando en cierto momento ingresan al patio otras tres personas, quienes dispararon en contra de la víctima para luego darse a la fuga en un Volkswagen Golf.

En la tarde del viernes le tomaron declaraciones testimoniales al propietario de la vivienda y a otra persona que acompañaba a la víctima durante el ataque, se secuestraron vainas servidas y un proyectil calibre 9 mm, y se incautó dinero en efectivo que pertenecía al fallecido. El cuerpo fue trasladado a la morgue judicial de Posadas a los fines de realizar la autopsia legal correspondiente.