Dos misioneros detenidos por el asesinato de un remisero que recibió 30 puñaladas

0
43

La Dirección General de Investigaciones de la Policía de Salta realizó un amplio operativo para detener a dos misioneros implicados en el homicidio de un remisero de Pichanal, Jujuy. El cuerpo sin vida de la víctima fue hallado en la localidad jujeña de Caimancito.

Ambos detenidos son oriundos de la provincia de Misiones, específicamente de Montecarlo y San Vicente, y cuentan con antecedentes delictivos. Uno de ellos es conocido con el alias “brasileño”. Las autoridades están investigando su participación en el crimen del taxista y se cree que podrían ser los autores materiales del homicidio.

La desaparición del remisero fue reportada el pasado 26 de marzo, tras partir la noche anterior hacia Jujuy con pasajeros. Tres días después, el cuerpo sin vida fue hallado en Caimancito.

Con el objetivo de localizar a los responsables, la Policía de Salta conformó una comisión de trabajo que, tras recopilar evidencia y aplicar técnicas de investigación, identificó a los dos sospechosos.

En un operativo matutino con intervención del Juzgado de Garantías, se allanaron tres inmuebles en San Ramón de la Nueva Orán y se logró la detención de los hombres y el secuestro de elementos clave para la investigación.

Finalmente, los detenidos fueron puestos a disposición de la Justicia de Salta para continuar con las diligencias judiciales junto a las autoridades jujeñas.

Luis Quesada partió de Pichanal en la provincia de Salta el martes 26 de marzo alrededor de las 22.30, con destino final supuestamente a la ciudad jujeña de Perico.

Según contaron sus allegados, planeaba regresar a su hogar el miércoles por la mañana, sin embargo, esto no ocurrió y no se supo más de él, comenzando desde allí una incansable búsqueda que terminó con el trágico hallazgo de su cuerpo el domingo 31 del mismo mes.

Posterior al hallazgo del cuerpo, dos personas fueron detenidas ya que tenían en su poder el automóvil Chevrolet Corsa de Quesada, el cual estaba siendo desarmado. El primer examen de la autopsia realizado al cuerpo, arrojó que el remisero había fallecido entre la noche de su desaparición y la madrugada del día siguiente.

Posteriormente, se dio a conocer que Quesada había recibido un total de 30 puñaladas en diferentes partes de su cuerpo.

 

Con información de Mol