De acuerdo a lo establecido por la seccional 1ª de Puerto Iguazú, Carmelo Villalba se había ausentado de su casa, en Presidente Franco, el pasado 1º de agosto con destino incierto. Se desconocen las circunstancias en las que el hombre se fue del inmueble, aunque se presume por dichos de su esposa que el mismo padecía una enfermedad mental.

Desde aquel momento su familia lo había buscado hasta que se produjo el hallazgo el pasado fin de semana cuando la Policía fue alertada  por personal de la P.N.A. Prefectura Naval Argentina que halló flotando el cadáver en el río Paraná.