Romina Luongo es acusada de chocar la moto en la que transitaba Tomás Emery. Su abogada aseguró que “no se dio a la fuga” y remarcó que fue “testigo no presencial”.

Romina Luongo, la funcionaria judicial que habría protagonizado el accidente en el túnel de avenida del Libertador de la Ciudad de Buenos Aires, que provocó la muerte de Tomás Emery y que luego habría huido, fue imputada por homicidio culposo. Sin embargo, no quedará detenida.

La abogada de la acusada, Patricia Carou, pidió la exención de prisión y el Juzgado N°7, que lleva adelante la causa por el accidente mortal que sufrió el joven de 26 años, lo concedió en conformidad con la fiscalía.

Carou afirmó que su defendida “no se dio a la fuga”, que su auto “no tiene ningún daño compatible con un accidente de tránsito y que “fue testigo no presencial” del episodio ocurrido el pasado lunes por la noche.

“La moto venía desde atrás y lo que pudo advertir es lo que vio a través del espejo retrovisor. Él venía a alta velocidad y Romina lo ve volar y caer al pavimento”, sostuvo Carou en diálogo con Clarín.

La abogada destacó que la mujer de 42 años que se desempeña como secretaria del Juzgado de Garantías 3 de Lomas de Zamora “se presentó ante la Justicia y dijo que no lo encerró con el auto”. “El auto no tuvo intervención en ningún momento, ni lo tocó ni lo encerró. La conductora venía por el carril lento y la moto por el carril rápido a excesiva velocidad”, remarcó al detallar cómo fue el accidente.

La familia de Tomás Emery busca testigos que hayan presenciado el mortal accidente en Avenida Del Libertador. (Foto: Instagram)
La familia de Tomás Emery busca testigos 

 

La defensa de la acusada explicó que Luongo no huyó del trágico accidente: “Ella ignora cuál es el problema que sufrió el muchacho y como ya había asistencia y personal de policía convocado, entendió que su presencia era innecesaria. Como las dos son funcionarias públicas (por las dos mujeres que iban en el auto) saben cuáles son sus obligaciones. Se fueron porque eran ajenas al hecho”.

“La hermana de Romina pidió la ambulancia al 911 a las 19.20 desde su celular, mientras Romina se acercó al chico que estaba tirado junto a dos hombres. Uno de ellos desviaba el tránsito y el otro le dijo a mi clienta que no se acerque porque era horrible lo que iba a ver”, agregó.

La letrada también reveló que el jueves dialogó con los peritos que recibieron el automóvil y agregó que “ellos manifestaron que la moto aparentemente derrapó en la entrada del túnel, porque se encontró el espejo retrovisor de la moto y la motocicleta a unos cuantos metros cerca del cuerpo”.

Luongo iba a irse de vacaciones este jueves, pero suspendió el viaje para resolver su situación judicial. Pese a estar imputada por homicidio culposo, su letrada no sabe si el fiscal de la causa, José María Campagnoli, llamará a la mujer de 42 años a indagatoria o como testigo. Carou sostuvo que su clienta está dispuesta a carearse con los dos hombres que cuidaban de Emery.