Posadas: la Aduana incautó vinos valuados en $84 millones

0
45

La Dirección General de Aduanas evitó la exportación de productos pertenecientes a las bodegas boutique de Argentina, al detectar irregularidades en la cadena de comercialización de la mercadería y falta de documentación.

Este martes la Aduana en Posadas, Misiones, incautó un contrabando de 9.288 botellas de vino de primera marca que iban a ser ubicadas en localidades sobre la frontera noroeste sin documentación suficiente para respaldar la maniobra. «La mercadería no se correspondía con el nivel de consumo propio de esos lugares», aseguraron desde el organismo.

Las botellas eran de primera marca y pertenecían a bodegas boutique del país como El Gran Enemigo, Catena Zapata, Familia Millán y Rutini, entre otras. Además, se incautaron vinos chilenos con un valor de $2.9 millones, ingresados por la vía del contrabando.

El acopio de botellas en el punto fronterizo fue calificado como «sospechoso» debido a que la cantidad de productos supera el nivel de consumo esperado, tanto de las localidades cercanas como de los turistas brasileños al visitar la Argentina.

Para la Aduana, el objetivo del contrabando era exportar las botellas por por pasos terrestres no autorizados para luego ser transportadas a grandes ciudades limítrofes de Brasil como Porto Alegre, Curitiba, Florianópolis, donde el valor puede cuadruplicarse. La operatoria fue motivada por la gran demanda de consumidores brasileños de vinos argentinos.

Entre las distintas medidas tomadas para reducir el contrabando, el ente reducirá la proliferación de maniobras indebidas y aumentará la exportación de vinos dentro de los canales formales.

Se incautaron cuatro tipos de vinos distintos

1.130 cajas de 6 vinos cada una, cuyo precio por botella ronda los $7.000.

350 cajas de 4 vinos, con un precio por botella de $11.500.

960 botellas con un valor unitario en torno a los $18.500.

148 botellas de vino chileno, con un valor de $20.000.

En este contexto, el valor final de toda la mercadería ronda los $84.280.000.

Para finalizar, la DGA se refirió a la relevancia de la seguridad en la cadena logística, que abarca desde el productor al consumidor. “El contrabando afecta negativamente la imagen de la producción nacional, ya que la falta de trazabilidad de la mercadería la expone a malas condiciones de almacenamiento y transporte. En virtud de ello, no es posible garantizar la calidad del producto que llega a manos de los consumidores, ni sus condiciones sanitarias”, concluyó.

A partir de ello, la Aduana está profundizando el control para reducir la proliferación de maniobras indebidas y canalizar la exportación de vinos dentro de los canales formales. A este respecto, recordó que dicha mercadería posee el Régimen Simplificado.