El combustible estaba acondicionado en 30 bidones. El rodado no estaba habilitado para el transporte de sustancias peligrosas y el conductor no pudo justificar su destino final.

Ayer, integrantes de la Sección “Puerto Rico” dependientes del Escuadrón 11 “San Ignacio” realizaban un operativo de prevención vial sobre la Ruta Nacional N° 12 cuando detuvieron la marcha de una camioneta Chevrolet S10 a fines de realizar un control físico y documentológico.

Al momento de la inspección de la caja del vehículo, los funcionarios observaron la presencia de 30 bidones con nafta (con una capacidad de 20 litros cada uno), por lo que solicitaron al conductor el destino del mismo y la habilitación para el traslado de sustancias peligrosas, pero el ciudadano manifestó no poseer la misma y tampoco pudo justificar hacia donde se dirigía.

Ante esta situación, intervino el Juzgado de Falta de la ciudad de Puerto Rico, que dispuso la retención y traslado de la camioneta hacia el Depósito Municipal e incautación de los 600 litros de combustible (valuados en 109.200 pesos) en infracción a la Ley 24.449 de “Tránsito”.