Devaluación, precios liberados y desregulaciones: los primeros 30 días del Gobierno de Milei

0
71

El Gobierno cumple hoy su primer mes de gestión y con ello también cada uno de los equipos que conforman el gabinete. Durante esos 30 días, el titular del Palacio de Hacienda, Luis Caputo, puso en marcha una batería de medidas que dieron el puntapié inicial para trazar el rumbo de la economía que viene.

A dos días del inicio de su gestión, Caputo anunció sus primeras diez medidas, que incluyeron desde una devaluación que llevó a la cotización del dólar mayorista a $800, una suba del impuesto PAÍS para las importaciones al 17,5% y un alza en las retenciones al 15% en algunos productos, todavía pendiente.

También se informó una baja de los contratos laborales del Estado que no tengan más de un año de vigencia, una reducción de las transferencias discrecionales a las provincias, la suspensión de las licitaciones de nuevas obras públicas y la cancelación de las que no hayan comenzado junto con un plan de recorte de los subsidios de tarifas de energía y transporte.

Más adelante se avanzó con otra serie de modificaciones. Entre ellas que el Banco Central explicó que mantendría un desplazamiento mensual del dólar oficial del 2%. Si bien la autoridad monetaria no detalló por cuánto tiempo se sostendría esta decisión, despertó mucha inquietud entre los distintos sectores económicos porque es una evolución que se ubica muy por debajo de las proyecciones de inflación.

El Banco Central explicó que mantendría un desplazamiento del 2% mensual del dólar oficial (Foto: Victoria Gesualdi/Télam).

La autoridad monetaria también estableció que la tasa de interés de referencia dejó de ser la de las Letras de Liquidez (Leliq) y pasó a ser la tasa de los pases pasivos a un día de plazo, que se redujo al 100%, mientras que la de los plazos fijos quedó en 110%. En tanto, se dispusieron cambios sobre los plazos fijos UVA precancelables, cuyo mínimo pasó de 90 a 180 días.

A su vez, se oficializó el Bopreal, un bono en dólares que el BCRA ofrece a los importadores con el objetivo de saldar la deuda comercial -que según un informe de la autoridad monetaria, el tercer trimestre de 2023 llegó a US$41.600 millones-, pero en las primeras dos licitaciones el interés estuvo muy por debajo de lo esperado por el Gobierno.

Además, se liberaron algunas restricciones sobre los dólares financieros: se fijó un tiempo de “parking” de 24 horas (un día) entre la compra en pesos y la venta en dólares para todos los activos y se dispuso que no habrá limitaciones en la cantidad de transferencias mensuales hacia las cuentas en dólares.

Durante las primeras semanas de la gestión Milei, las cotizaciones del dólar blue y los financieros se mantuvieron estables y por la suba del oficial, la brecha cayó al 10%. Sin embargo, en el inicio de este 2024 comenzaron a recalentarse el MEP y el CCL, esa distancia cambiaria se acerca al 40% y se encendieron las primeras alarmas para Caputo.

En paralelo, el Ejecutivo publicó dos de sus iniciativas más contundentes para modificar las regulaciones sobre la economía. La primera fue el mega DNU, que incluyó entre otras cosas la derogación de la Ley de Alquileres, la Ley de Góndolas, la Ley de Abastecimiento, la transformación de las empresas del Estado en Sociedades Anónimas y la eliminación de las restricciones de precios sobre la industria prepaga, que cristalizó el objetivo de liberar los controles de precios sobre todos los sectores de la economía.

Luego, se mandó al Congreso la denominada Ley Ómnibus, que incluye la eliminación de la fórmula de movilidad previsional, prevé que el Estado no intervenga en los precios de la nafta y el gasoil, estipula un nuevo marco regulatorio para el gas natural y la energía, y propone un blanqueo laboral y de capitales.

La subdirectora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Gita Gopinath, se reunió con los futuros jefe de Gabinete, Nicolás Posse, y ministro de Economía, Luis Caputo (Foto: Presidencia).

Sumado a esto, en los últimos días, el equipo económico recibió a una comitiva del FMI para renegociar las metas del acuerdo y destrabar un desembolso de US$3300 millones pendiente por la séptima revisión.

El Fondo respaldó desde el primer momento las medidas adoptadas por Caputo y Milei insistió en que el ajuste fiscal que proponen es aún mayor al que se acordó con el organismo, pero las metas del programa lucen muy difíciles de alcanzar, especialmente la de acumulación de reservas, que se ubican en terreno negativo por US$10.800 millones, según el BCRA.

Los próximos desafíos económicos que enfrentará el Gobierno

Ahora que el Gobierno ya plasmó los primeros pasos de su hoja de ruta, todavía deberá resolver una gran cantidad de conflictos abiertos y deberá afrontar los efectos de sus decisiones.

“La medida más importante fue el salto cambiario que, en consonancia de un nuevo marco de pago de importaciones en cuotas, le permitió al BCRA dejar de perder reservas para comenzar a recuperar, con una notable mejora en las intervenciones diarias que hizo en el mercado de cambios”, analizó el estratega en jefe de Cohen Aliados financierosMartín Polo.

Luego, destacó la fuerte impronta fiscal del plan de Caputo, que propone alcanzar el equilibrio fiscal en 2024. “Esto es un plan muy ambicioso que de lograrlo sería inédito en la Argentina, dado que sería un ajuste de 5 puntos de PBI”, completó.

Pero para poder cumplir con su objetivo, el Gobierno deberá contar en primer lugar con el visto bueno del Congreso para avanzar en las reformas que quiere poner en marcha, con lo que gran parte de su suerte está atada a las negociaciones parlamentarias.

También deberá resolverse rápidamente el programa con el FMI, ya que a fines de enero el Gobierno deberá pagar US$1960 millones y otros US$850 millones en febrero.

Sumado a esto, el Ejecutivo también reconoció en diversas oportunidades que sus medidas tendrán como efecto un gran saldo inflacionario para los meses que vienen. Sin ir más lejos, este jueves el INDEC dará a conocer el índice de inflación de diciembre y los economistas advierten que el IPC será de dos cifras a nivel mensual durante la primera parte del año.

“La parte positiva de estas medidas, en el corto plazo, es la recuperación de reservas del BCRA y la reducción en la brecha cambiaria. Del lado negativo -y esperemos como transitorio- una aceleración de la inflación y caída en el nivel de actividad, variables que ya venían tecleando durante todo 2023″, sumó Polo.

Por su lado, Pablo Repetto, jefe de research de Aurum Valores, analizó que si bien al comienzo de la gestión se generó cierta incertidumbre, la fuerte señal fiscal permitió divisar las primeras intenciones del plan oficial. “Sin embargo, las decisiones de bajar las tasas y emprender una política monetaria expansiva buscando licuar saldos en pesos es un arma de doble filo porque se aprovechó un momento de mejora temporaria de la demanda de pesos para actuar de esa manera”, alertó.

Luis Caputo explicó las medidas económicas en A Dos Voces (Foto TN / Leandro Heredia).

“Por supuesto que los desafíos que se heredaron de una gestión que dejó un tendal de desequilibrios eran y son enormes, pero suponer que esto se resuelve solo con un shock de confianza es demasiado voluntarista. Probablemente, a partir de lo que se vuelque en el acuerdo con el FMI haya un marco más consistente, con tasas de interés un poco más lógicas, con un tipo de cambio que deje de moverse a un ritmo tan bajo cuando la inflación por ajuste de precios relativos seguirá siendo muy alta”, reflexionó.

Polo sumó que “esto es un primer paso. La reforma fiscal no está aprobada, llevará tiempo. Vamos a un nuevo esquema de precios relativos, con menos regulaciones y distorsiones. Falta mucho. Lo urgente es ir normalizando el mercado de cambios y mostrar decisión en el plan fiscal porque sin plan fiscal, no hay estabilización posible”.

TN