Inicio Información destacada Intentó robar cables de alta tensión en Rosario y se electrocutó: tiene...

Intentó robar cables de alta tensión en Rosario y se electrocutó: tiene el 90% del cuerpo quemado

0
27

Es una persona en situación de calle con varios antecedentes penales. Un cómplice fue detenido.

Un joven de 21 años permanecía internado en grave estado, luego de electrocutarse tras intentar robar cables de alta tensión, con el objetivo de quitarle el cobre y venderlo, en un hecho ocurrido en Rosario.

Fuentes policiales informaron que el hombre hospitalizado fue identificado como Ezequiel Francisco Curaba, quien se encuentra en situación de calle.

Este joven, que recién cumplió los 21 años, ya había cometido otros delitos y ahora pelea por su vida, ya que está internado en estado crítico y con custodia policial.

Un video se viralizó en las últimas horas de cuando Curaba salía del pozo luego de intentar robar cables de alta tensión. El hecho se produjo el domingo alrededor de las 19:00 en un tendido subterráneo ubicado en avenida Presidente Perón al 6000, entre las calles Garzón y Magallanes.

La fiscal Noelia Navone, de la Unidad de Flagrancia, investiga este episodio.

El hombre permanece internado en la unidad de terapia intensiva del Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (HECA), “intubado, con soporte vasopresor, en estado crítico y con custodia policial“, según el parte médico.

Curaba ya había sido detenido anteriormente en abril de 2023 por encubrimiento simple y el 29 de agosto del mismo año por una tentativa de robo.

Cuando salió del pozo de la Empresa Provincial de la Energía (EPE) de Santa Fe, el herido estaba totalmente desorientado, se tambaleaba de un lado a otro y apenas podía mantenerse en pie. Sin embargo, no actuaba solo, ya que tenía un cómplice identificado como Cristian de la Cruz Encina, de 34 años, quien también está en situación de calle.

Este sujeto declaró que es hermano de Curaba y quedó detenido en la Comisaría número 32, ubicada en barrio Godoy, en la zona oeste de Rosario.

Este delito es muy frecuente y a lo largo de este verano el robo de cables de cobre, tanto de alta tensión como telefónicos, se convirtió en una figura recurrente para las fuerzas de
seguridad. En ese sentido, el kilo del metal se paga hasta 7 mil pesos en depósitos a lo largo del Conurbano.