“Hay que agradecer especialmente a los bomberos voluntarios, bomberos de la Policía, a los pilotos del avión hidrante, brigadistas, empleados y funcionarios del Ministerio de Ecología por el esfuerzo, por haber podido apagar velozmente un fuego de 200 hectáreas. Su rápida acción permitió salvar 6 mil hectáreas. Los felicito de corazón!”, remarcó el gobernador.

Asimismo puso énfasis en la responsabilidad común en torno al uso del fuego: “Todos debemos tomar conciencia que debemos tener máximo cuidado en estos días de alto calor con nuestro monte. Cualquier chispa puede ser una catástrofe. Cuidemos nuestra selva, será el gran legado que dejarán estas generaciones para el futuro”, concluyó el mandatario.