Los trabajadores intensificaron la medida de fuerza cortando la calle Rivadavia de la capital provincial continuando con el reclamo por el pago de horas extras y mejoras en los insumos de trabajo.

En la municipalidad posadeña sólo pueden ingresar los empleados de la parte administrativa ya que existen rumores que a la protesta se sumarían otras áreas como la de Servicios y Obras Públicas que funcionan en el edificio central.

Los inspectores de tránsito alegan que hasta que el intendente de la ciudad de Posadas, Joaquín Losada, no los atiendan continuarán con la medida de fuerza.