Ricardo Centurión desapareció y lo buscan con una aplicación tecnológica

0
45

El fútbol argentino está en vilo por el futbolista Ricardo Centurión. La última alarma la encendió el presidente de Vélez, Fabián Berlanga al afirmar que se encuentra desaparecido desde hace más de diez días. El dirigente contó el insólito método que están empleando para intentar dar con el jugador: lo buscan a través de Google Maps.

“Ricardo desapareció de un día para otro, hace más de diez días. Estamos muy preocupados”, agregó el máximo directivo de la institución de Liniers. “Cortó el teléfono y no podemos localizarlo. Lo estamos intentando ubicar por Google Maps”, reveló.

Hasta el momento no hay radicada una denuncia policial para averiguar el paradero del futbolista. El portal Doble Amarilla afirmó que se contactó con el entorno del exRacing, que buscó enviar un mensaje de tranquilidad al asegurar que el volante está en su casa: “No hay nada de qué preocuparse”.

“La situación se puso difícil”

Esta situación se puso difícil. Nosotros pusimos todo a disposición, especialistas en el tema, y logramos tenerlo bien, que esté trabajando con el entorno. Ricky es un pibe bárbaro pero tiene este problema. A veces no se le encuentra la vuelta para poder solucionarlo”, continuó.

Centurión, de 31 años, exfutbolista de Boca y Racing, no juega al fútbol desde 16 de abril de 2023, en un partido justamente ante Vélez, con la camiseta de Barracas Central.

Desde que regresó al Fortín no sumó ni siquiera un minuto. Apenas estuvo convocado para el encuentro de Copa Argentina ante Sportivo Las Parejas, en febrero de este año.

En marzo de 2023, cuando pasó a préstamo a Barracas Central, Centurión se mostraba renovado, con más energías, pero todo duró muy poco. “Personalmente estoy bien, tranquilo, más centrado”, decía por ese entonces.

Y agregaba: “Estoy muy contento acá, me arroparon y es un club excelente (por Barracas). Hoy por hoy, siento que volví a la esencia”. Sin embargo, menos de cuatro meses después, el entrenador Sergio Rondina confirmaba que no lo iban a tener más en cuenta.