Se afianza la producción amigable y crece la demanda de yerba mate y té orgánicos

0
313

La yerba mate y el té cultivados de manera orgánica conforman una economía regional que crece en sintonía con el cuidado del ambiente y la biodiversidad misionera. Son la nueva apuesta en el mercado mundial, con el que se garantizan las buenas prácticas de producción a los consumidores.

Los alimentos orgánicos son aquellos que se obtienen a partir de un sistema sostenible que utiliza métodos no contaminantes para el aire, el suelo o el agua. La provincia, a través del Ministerio del Agro, participa de forma activa en la Comisión Asesora para la Producción Orgánica de cara al Plan estratégico 2030.

El organismo, además, coordina la Mesa Provincial de Producción Orgánica. Lo hace mediante acciones de promoción y capacitación a productores, herramientas que les sirven como valor agregado y para la diferenciación del producto frente a otras marcas disponibles en las góndolas.

¿Qué es la producción orgánica?

Se trata de un proceso de producción sostenible que promueve el cuidado ambiental mediante el fortalecimiento de la biodiversidad y la actividad biótica del suelo. La producción orgánica se basa en el uso mínimo de insumos externos y la eliminación de fertilizantes e insecticidas sintéticos. 

Cuando un producto es orgánico cuenta con sellos de certificación, como agregados de valor, que le dan reconocimiento nacional por su calidad y potencial para el mercado internacional. Es una cadena donde el principal objetivo es cuidar el entorno, los recursos naturales y la salud de las personas, tanto productores como consumidores.

A partir de una ley nacional (N° 27.127) se crea la Comisión Asesora para la Producción Orgánica, que a su vez cuenta con la participación de representantes de gobiernos provinciales, como Misiones. La jurisdicción ya trabaja en el Plan Estratégico para la Producción Orgánica 2030.

Entre los objetivos de la Mesa Provincial para la Producción Orgánica se destacan cuatro ítems fundamentales:

-Lograr la vinculación entre el sector público y privado para promover los conocimientos de las acciones orientadas a la producción orgánica que ocurren de cara a la producción nacional.

-Promover redes organizativas primarias o industriales de cada sector con el fin de lograr originar instrumentos que alienten al progreso de los productores en la provincia.

-Fortalecer la participación de la producción orgánica de la provincia en otras economías regionales, nacionales e internacionales.

Fomentar la producción.

Se suman los establecimientos certificados

En la tierra colorada los establecimientos con certificación representan en cantidad el 3,2% del país, principalmente en la categoría cultivos industriales, como son la yerba mate y té. La superficie cosechada, certificada y bajo seguimiento representa el 0,1% del país y está distribuida en 17 municipios.

Actualmente hay 41 establecimientos, de los cuales cuatro son cooperativas agrícolas: Cooperativa Agrícola mixta de Montecarlo Limitada, Cooperativa Agrícola Ruíz de Montoya Limitada y Cooperativa Agrícola biodinámica La Abundancia y Cooperativa CREO Frutihortícola orgánica. También hay una fundación, que es la Alberto Roth de Santo Pipó, y una Escuela de la Familia Agrícola (EFA).

De los establecimientos certificados, 36 producen yerba mate y nueve brotes de té. Entre los establecimientos que industrializan la producción primaria orgánica, la provincia contaba con 13 molinos yerbateros certificados y nueve establecimientos elaboradores de té hasta diciembre de 2022.

A la fecha, la superficie certificada es de 3.619 hectáreas (en el 2019 era de 3.131 has, lo que evidencia un incremento leve pero sostenido). Además, se encuentran 2.191 hectáreas en transición o bajo seguimiento, lo que significa una nueva superficie que entrará en cosecha orgánica en pocos años.

Para exportación y también al consumo interno

La tierra colorada exporta gran parte de su producción orgánica y lo hace principalmente a la Unión Europea. Países como Alemania, Austria, Francia, Grecia, Finlandia, Suiza son grandes compradores, así como también Estados Unidos y Reino Unido. Estos últimos consumen más yerba, mientras que otros como Países Bajos, Canadá y Brasil eligen el té.

En 2022 la superficie certificada y cosechada tuvo un muy leve aumento. Sin embargo, lo que marcó un salto significativo fue la exportación y el consumo interno de la yerba mate, que aumentó en un 112% y un 38%, respectivamente.

 

Este incremento se debe a una mayor demanda de productos orgánicos, al avance del ecommerce que favorece y facilita la vinculación consumidor-productor, y al ingreso de nuevos yerbales al circuito de la certificación.