Comercio, bancarios y estatales inician el año con negociaciones con las cámaras empresarias de sus respectivos sectores. Buscan recuperar lo perdido ante la inflación pasada y empezar a ganarle a la proyectada.

Las paritarias no se toman vacaciones: enero arranca con la reapertura de varias negociaciones salariales en sectores clave que marcarán el ritmo de los sueldos en 2023. La primera gran negociación la encarará, a mediados de mes, el gremio con más afiliados del país, el de empleados de Comercio.

La Federación de Empleados de Comercio y Servicios (FAECYS) que conduce Armando Cavalieri debe revisar del último acuerdo cerrado en agosto de 2022. Buscará conseguir aumentos de entre el 100% y 110% anual, una cifra que consiguieron otros grandes gremios como la UOM, Camioneros y UOCRA.

Durante las reuniones con las cámaras empresariales intentarán avanzar en la discusión sobre el bono de $24.000 que el Gobierno decretó para fin de año y para salarios de menos de $186.000 en mano, y que fue criticado por el empresariado.

La paritaria de Comercio, que se extiende de abril de 2022 a marzo de 2023, suele tomarse como una negociación testigo, ya que es la más grande del sector privado. El último aumento percibido por los trabajadores mercantiles fue de 11% en noviembre, de un total de 59,5% desde el inicio del año paritario.

La otra gran paritaria que comenzará a disputarse en los próximos días -una vez que se conozca el cierre de la inflación 2022, que el INDEC prevé difundir el jueves 12 de enero-, será la de los Bancarios. La entidad, que conduce Sergio Palazzo buscará, como es su estilo, conseguir un acuerdo corto con aumentos para enero, febrero y marzo, momento en el que buscarán avanzar con la definición de una pauta anual.

A fines de septiembre de 2022, los bancarios mejoraron el acuerdo inicial del 60% y con las alzas adicionales aplicadas aseguraron un aumento del 94,1% anual más un bono de $185.000. En enero, el salario básico de un bancario se ubicará en los $230.000 más adicionales.

Otra paritaria importante que se reabrirá en enero será la de los estatales nacionales: UPCN y ATE reanudarán el diálogo con funcionarios del Gobierno, según lo acordado en septiembre, cuando firmaron adelantar las cuotas de 10% a noviembre y enero y el pago en diciembre de un bono de $30.000.

El año paritario de la administración pública nacional va de junio 2022 a mayo 2023, y en lo que va de ese período los aumentos están en el orden del 60%.

Con el cierre de esta negociación, se marcará el rumbo de las conversaciones que el Ejecutivo llevará adelante en materia de salario mínimo, desempleo y las distintas paritarias en organismos y entes descentralizados del Estado.

También en enero será el turno del inicio de la paritaria del sindicato que representa a los trabajadores de entidades deportivas (UTEDyC), que suele tener uno de los acuerdos más altos, pese a que la representatividad está lejos de los gigantes sindicatos.

La primera paritaria 2023 se cerró antes del fin del año anterior: la actividad aceitera cerró un aumento del 41% para el primer semestre, con revisión en julio, un acuerdo que pone en duda la inflación anual del 60% prevista por el ministro de Economía, Sergio Massa, en el Presupuesto 2023.