Luego de muchas finales perdidas, Nacho pudo ganar el liderazgo de la casa de Gran Hermano.

Es la segunda vez que obtiene los beneficios de inmunidad y salvación, y la primera vez que lo tiene a solas.

Los jugadores tuvieron que poner a prueba el ingenio con un rompecabezas gigante con la gráfica de Gran Hermano, y aquel que lo armaba en menos tiempo posible, ganaba el liderazgo. El desafío constó de una primera parte que decantó en 4 finalistas: Nacho, “Alfa” Walter, Romina y Daniela.

La segunda parte fue emitida en vivo a la noche, y finalmente Juan Ignacio se convirtió en el líder al armar el rompecabezas más rápido que sus tres contrincantes.

“Dejó de ser cebollita”, comentaron desde atrás cuando Nacho dialogó con Santiago del Moro. “Te lo ganaste en buena ley”, le dijo el conductor de Telefe al flamante líder.