El aumento comprende a los 6,5 millones de jubilados y pensionados. De ese total, el haber mínimo previsional –que cobra más de la mitad de los jubilados y pensionados – pasará de $ 4.959 actuales a entre $ 5.653 y 5.702. Además, abarca a las pensiones no contributivas, que suman más de 1,5 millones, que son del 70% del haber mínimo, por lo que pasarían a entre $ 3.957 y $ 3.991 mensuales, consignó el diario Clarín.

También aumenta la nueva pensión universal de adulto mayor (80% del haber mínimo) y en la misma proporción las asignaciones familiares y la Asignación Universal por Hijo (AUH) que perciben los padres de unos 8 millones de chicos.

La suba de las jubilaciones ajusta también en el mismo porcentaje el haber máximo previsional, el tope salarial sobre el que se hacen los aportes jubilatorios y de salud (17%) y los aportes de los autónomos.

Además, se espera que a partir de noviembre empiecen a cobrar el reajuste y las retroactividades los primeros jubilados y pensionados por los pagos de la ley de Reparación Histórica, lo que elevaría el haber medio del sistema.